Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Entrevista a los organizadores de Amstrad Eterno

Decir que algo se mueve en la escena cuando nos referimos a Amstrad es quedarse corto. Nuevos frameworks para desarrollar juegos, nuevos títulos y, ahora, una feria que aspira a convertirse en uno de los referentes de este querido mundillo en el que nos movemos. Hace unos días se celebró la primera edición de Amstrad Eterno y quisimos hacer una entrevista Atila Merino, uno de sus organizadores para saber, de primera mano, qué es lo que se había cocido en el acontecimiento.

La escena de Amstrad ha estado prácticamente parada durante muchos años y, en los últimos meses ha despegado con mucha fuerza. ¿A qué creeis que es debido?

Más que parada yo diría que estaba escondida, ya que hay muchísimos seguidores de esta compañía en España. En su época original, solo Sinclair, con su Spectrum ZX, fue capaz de hacerle sombra en nuestro país y, finalmente, fue abosrbida por la propia Amstrad, lo que demuestra el poderío que llegó a alcanzar la marca de Alan Sugar. Gran parte de la culpa de que ahora esté resurgiendo de nuevo la tiene la competición anual CPCRetroDev que lidera Fran Gallego desde Alicante y que si ya el año pasado demostró de lo que era capaz, este año se preveé incluso mejor. Otros que han ayudado mucho a que Amstrad esté más de moda que nunca son los chicos de ESP Soft (surgidos de los pioneros Amstrad ESP), dedicados en cuerpo y alma al desarrollo de nuevos juegos para el CPC. En Francia, por poner un ejemplo, Amstrad es como una religión, con ferias de gran importancia y múltiples desarrollos de gran calidad. En España se está consiguiendo llegar poco a poco a ese nivel, sobre todo desde que multitud de librerías y utilidades creadas por diversas personas fueron recopiladas por el propio Fran en lo que se denomina la CPCTelera, ayudando de esta manera a desarrollar un potente juego de Amstrad con mucha más facilidad que hace unos años. Por supuesto, la creación de Amstrad Eterno hace prácticamente un año (tomando el relevo de los chicos del GUA, que lo habían hecho siempre genial) ha ayudado a que la escena de Amstrad vuelva al lugar que nunca debió perder: lo más alto.

¿Creéis que es repentino el interés por el Amstrad o había un sentimiento latente en una afición que esperaba un acontecimiento como éste?

Está claro que había un sentimiento latente en cientos, miles de personas que de pequeños disfrutaron con alguno de los modelos que Amstrad creó a lo largo de los años, principalmente de la gama CPC. Así como con otro tipo de sistemas, léase Commodore o MSX, se había dado el paso para crear algún tipo de evento, llegando incluso a tener más popularidad en la actualidad que en la época original, la gente de Amstrad estaba un poco más apagada y seguramente no se atrevían tirarse a la piscina o no era el momento adecuado. Lo que ha quedado claro tras el primer evento Amstrad Eterno es que había muchísima gente que estaba deseando que llegara el momento en el que pudieran levantar orgullos la cabeza diciendo que tal o cual era su ordenador preferido y con el que pasaron los mejores momentos de su infancia y / o juventud.

¿Qué ha ofrecido la feria al visitante?

Diversión, entretenimiento, novedades, exposición, torneos, regalos, sorteos, zona de juego, charlas de diversa índole y, sobre todo, muy buen rollo. La idea era que hubiera un poco de todo en la primera feria exclusiva de Amstrad, desde las diversas ponencias de unos cuantos desarrolladores de la Edad de Oro del Software Español hasta charlas de creaciones homebrew actuales. Desde el principio queríamos que la feria sirviera como escaparate para muchos de los juegos que se están desarrollando actualmente para el Amstrad CPC, ya fueran demos visuales, demos jugables o ediciones físicas. También teníamos claro que debíamos ofrecer grandes premios para la gente que nos diera su confianza, por lo cual organizamos torneos y sorteos con suculentos premios. Para hacerlo todo aún más atractivo, pensamos que sería adecuado hacerlo de entrada gratuita, ya que nosotros no ganamos nada ni pretendemos hacerlo.

¿Cómo conseguisteis cubrir todas las áreas de la afición para satisfacer al visitante? Me refiero a los curiosos, aficionados, coleccionistas, desarrolladores…

La idea inicial era que hubiera un poco de todo para que, de esta manera, todo el mundo saliera contento de la feria. Finalmente no pudimos cubrir todas las áreas, ya que que hubo aspectos que no pudimos implementar, como un taller de reparaciones sencillas para ordenadores Amstrad o tiendas que pudieran vender ordenadores o juegos de Amstrad (siempre a precios que no estuvieran inflados). De todas formas, creemos que pudimos satisfacer a la mayoría de visitantes, gracias a la diversidad de cosas que se podían ver o hacer en la feria, como disfrutar en la zona de juego habilitada para la ocasión, participar en torneos, comprar juegos homebrew de reciente aparición, ver una enorme colección de ordenadores Amstrad, escuchar diversas ponencias muy interesantes (contar con tantos desarrolladores de la Edad de Oro juntos fue algo mágico), recibir firmas de personalidades ilustres e incluso poder resultar ganador de algún sorteo por el mero hecho de disponer de la entrada gratuita que entregábamos a todo el mundo. En ese aspecto quedamos bastante contentos aunque somos conscientes de que debemos mejorar algunas cosas para futuras ediciones.

¿Visteis preferencia por algún modelo de Amstrad en particular?

Como suele ser habitual, la gente muestra más interés por el Amstrad CPC 464, el primero de los modelos que lanzó Amstrad, e incluso por el CPC 6128 con unidad de disquetera incluida. Curiosamente, la versión con el monitor en fósforo verde suele ser la más apreciada por la gente que vivió aquella época. Por otro lado, hay algunos modelos que la gente no había visto jamás, sobre todo los que no crecieron con estas máquinas o las vieron muy de lejos, y que despiertan gran interés y curiosidad. En este último bloque podríamos meter los portátiles de la gama PPC, algunos de los PCW y quizás la gama Schneider. Un ordenador que creemos que es muy bonito y del que se fabricaron escasas unidades, es el CPC 664, del cual también disponíamos de varias unidades al alcance de la gente.

En la feria se pudo ver una Retroconsola Time Machine ¿qué comentarios generó?

No solo una, sino cuatro: tres Retroconsolas y el prototipo de una Retrocomputadora que se presentó por primera vez en exclusiva en la feria y que tuvo bastante aceptación. Toad, la empresa que fabrica las retroconsolas, era uno de nuestros patrocinadores y, entre otras cosas, ofreció dos de sus máquinas para regalar, una mediante un sorteo con el número de la entrada y la otra participando en un torneo en el que había que llegar lo más lejos posible en el remake de Space Moves que Toni Ramírez (programador y miembro de Amstrad Eterno) y Alex Layunta (grafista) están desarrollando actualmente. Respecto a los comentarios que generó, se puede decir que en su gran mayoría suelen ser positivos, aunque cada persona tiene unos gustos y preferencias particulares y hay que respetar las opiniones de todo el mundo. Eso sí, recomendamos que antes de sacar conclusiones precipitadas (tanto buenas, como malas), la gente le eche un vistazo y la pruebe en cualquiera de las ferias en las que aparece, que no son pocas, por cierto. Personalmente, nosotros estamos estamos muy contentos con su resultado, no solo de la emulación para Amstrad, sino para cualquiera de todos los demás sistemas que es capaz de emular.

Tras ferias, como RetroMadrid, han tenido ciertos impedimientos institucionales. ¿Cómo ha sido la labor de organizar una feria retro en Barcelona? ¿Habéis contado con apoyo del ayuntamiento o de organismos culturales?

Ferias como RetroMadrid o RetroBarcelona son palabras mayores pues mueven a muchísima más gente, en lugares bastante más grandes y todo esto necesita más ayuda de ayuntamientos y/u organismos culturales. Nuestra idea de la feria pretendía ser algo más sencillo de lo que finalmente fue, y por eso no pensamos en ayudas externas hasta que finalmente decidimos cambiar de local. En ese aspecto, tanto los responsables de Fabra i Coats (el recinto cultural en cuyo interior está ubicada la sala en la que realizamos el evento) como el Distrito de Sant Andreu (coordinado por el Ayuntamiento de Barcelona) se portaron de maravilla con nosotros y nos ayudaron desde el principio en todo lo que necesitáramos, lo cual les agradecemos infinitamente. También tuvimos gran repercusión publicitaria gracias a diarios como ‘El Periódico’ o ‘La Vanguardia’ y, por supuesto, a ‘Hobby Consolas’ y la revista ‘Retro Gamer’ española que, sin duda, consiguieron que mucha gente se interesara por la feria o supiera de su existencia. A partir de aquí, gracias a decenas de compañeros del sector y a mucha gente desinteresada que nos ha ayudado en todo momento, la tarea de organizarlo todo ha ido prácticamente sobre ruedas. No quiero olvidarme de la Asociación Retromaniacs.es, nuestros socios y amigos, sin los cuales no podríamos haber logrado crear una feria de este nivel.

¿Qué comentarios recibisteis de la maravillosa Enciclopedia Homebrew?

Gracias por el piropo. Por la parte que me toca, ya que soy uno de sus escritores, la recepción de la Enciclopedia Homebrew ha sido siempre excelente, contando con comentarios positivos en el 99,99% de los casos. Reunirnos por primera vez en persona los tres autores y hacer una pequeña charla sobre el libro en la feria fue un pequeño detalle hacia nuestros lectores, que desde el minuto uno nos han apoyado incondicionalmente. Fue todo un orgullo ver a tanta gente escuchando nuestra ponencia y dirigirse después a comprar los últimos ejemplares sobrantes, o incluso que muchos de ellos nos pidieran un autógrafo, cosa que no me había pasado en la vida y que te llena enormemente de orgullo. La verdad es que tanto Iván e Ignacio, como yo mismo, estamos muy agradecidos con toda la gente que lo ha hecho posible. Recibir emails casi cada día felicitándote por el trabajo y ver que se te acercaba gente súper ilusionada a decirte buenas palabras es algo que no tiene precio.

¿Alguna anécdota para el recuerdo?

Anécdotas habría muchas, pero como cada miembro de Amstrad Eterno estábamos pendientes de un tema u otro para que todo saliera bien, aún no hemos tenido demasiado tiempo para hablar sobre el tema en profundidad. Personalmente me quedo con una que viví yo. A las 14 de la tarde tuve que ir corriendo en coche a Sitges para recoger a Juan Giménez y traerlo a la feria, ya que era uno de los ponentes y tenía que estar un poco antes para firmar autógrafos, también. Comprenderás que para mi era un enorme orgullo recoger al maestro ilustrador, lo que pasa es que ya veía que llegaba tarde y encima estaba un poco nervioso por ver de qué íbamos a hablar en el coche durante tres cuartos de hora. En cuanto Juan se subió al coche y nos dirigimos a la feria se me pasaron todos los nervios, ya que es una persona encantadora que te puede hablar de cualquier tema como si te conociera de toda la vida y encima con conocimiento de causa.

¿Qué conclusiones habéis podido extraer de la experiencia?

A medida que iba avanzando la feria y veíamos que todo salía más o menos sobre ruedas y que la gente estaba encantada, ya estábamos tomando las primeras conlusiones. Pero no fue hasta uno o dos días después cuando nos dimos cuenta de que habíamos hecho algo grande respecto a la escena de Amstrad. Y cuando digo ‘habíamos’, no me refiero a nosotros solo, sino a todos los que lo hicimos posible: organizadores, colaboradores, expositores, ponentes, asistentes, etc. Para tener éxito en un evento de este tipo, todo el mundo tiene que poner de su parte, y estamos seguros de que todos los que vinieron dieron el 110% para que el resultado fuera lo mejor posible. Leer los comentarios de la gente por las redes sociales y los diversos foros te hace pensar que fue un auténtico éxito, así que nos quedamos con eso, que es lo que realmente importa. Por desgracia, algunas cosas no salieron bien y no estamos del todo contentos, pero la gente ha sabido entenderlo y en próximas ediciones les recompensaremos como es debido. Me refiero a la grabación de las ponencias, las cuales no pudieron ser capturadas para la posteridad, ni siquiera en audio, lo cual es una verdadera pena. Pero de los errores se aprende y este lo tenemos ya marcado a fuego para la segunda edición.

¿Hay voluntad de darle un carácter anual a la feria?

Bueno, parece que ya te la he respondido en la anterior pregunta, jaja. Sí, no hay duda de que queremos darle un carácter anual y de que sea un referente a nivel nacional en lo que respecta a la escena de Amstrad. El que se realizara o no una segunda edición dependía mucho de cómo fuera la primera, del interés que creara en la gente, y en ese aspecto no tenemos ninguna duda: Amstrad Eterno 2017 ya está rondando nuestras cabezas. Lo primero que hemos valorado es en qué hemos fallado, qué hemos hecho bien y en qué podemos mejorar. Una vez discutidos estos tres puntos, ya tenemos diversas ideas interesantes para futuras ediciones. Esperamos que el año que viene nos vuelva a visitar la misma gente y se animen muchos más. No quiero despedirme sin agradecer a todos y cada uno de los que ayudaron a que la primera feria de Amstrad se hiciera realidad, desde la organización hasta cada uno de los asistentes, sin olvidarme de todos los que montaron su stand o de cada uno de los ponentes. Vosotros sois Amstrad Eterno.

Muchas gracias por la entrevista y un abrazo a todos de parte de Un Pasado Mejor y Amstrad Eterno.

Enlaces de interés

Facebook | Amstrad Eterno
Twitter | @AmstadEterno

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +