Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Entrevistamos a Castpixel, una desarrolladora y pixel artist genial

Hoy estamos de enhorabuena, una de nuestras artistas más admiradas llega a este pequeño blog con una emocionante entrevista en la que nos cuenta cómo trabaja y nos permite conocer un poco más a esta increíble desarrolladora que, con cada trabajo, consigue sorprendernos más y más.

¿Cómo aprendiste las técnicas del pixel art?

Comencé a dibujar con un Commodore 128 cuando tenía seis años. El Commodore venía con un editor de ‘sprites’ integrado (SPRDEF) y gasté lo suyo tratando de crear sprites en blanco y negro, la mayoría era robots, si no recuerdo mal.

Cuando Eye of the Beholder 2 vio la luz me quedé muy impresionada con Deluxe Paint. Fue entonces cuando el pixel art pasó a un segundo plano porque ese programa me abrió la puerta a unos gráficos de mayor resolución y con mayor profusión de colores. Me convertí, eventualmente, en ilustradora eventual.

Redescubrí el pixel art en 2007, a través de la web Pixel Joint, una comunidad realmente grande de artistas y entusiastas del pixel art. Allí me encontré con un gran cantidad de conocimientos técnicos, algunos ya los conocía pero otros muchos proponían nuevas formas de diseñar.

De igual modo, una web llamada Spriters Resource ha sido, para mí, una herramienta indispensable porque me ha permitido, con un simple click, recortar y depurar obras maestras para crear un sprite y su fondo. ¡Lo que es genial!

Lo último que he visto y me ha ayudado mucho ha sido un hilo en Pixelation que hablaba sobre la teoría de clusters.

Uno de tus trabajos más populares ha sido el demake del gran clásico Golden Axe, ¿ha sido complicado llevarlo a cabo?

Por supuesto. Se tarda mucho tiempo, sobre todo debido a las limitaciones. Para el demake de Golden Axe, las limitaciones eran los 16 colores de la paleta de Pico8 y 128x128 píxeles de resolución de pantalla. Con tales apreturas, fue necesario considerar, muy cuidadosamente, dónde colocar cada pixel y, además, cada vez que se cambia de sitio un simple píxel, hay que reconfigurar todos los píxeles que están cerca… Lo que, muchas veces,termina suponiendo una reacción en cadena. Cada pequeño cambio en un pixel suele afectar a un área de 16x16, pero es muy satisfactorio ver cuando una ha conseguido llegar a una buena solución en la que todo encaja perfectamente y se ve bien.

Eres una gran entusiasta de las ‘game jams’, ¿cómo vives la experiencia de haber participado, ya en varias ocasiones, en una de las más famosas: la Ludum Dare?

He participado en diez ediciones de la Ludum Dare y en otras cuatro o cinco game jams y confieso que, en ellas, siempre me embarga una sensación increíble. Dado que no tengo mucho tiempo libre, uso las Ludum Dare como una excusa para estar a solas durante tres días dedicada exclusivamente al desarrollo de esos juegos dando lo mejor de mí misma. Aún no he podido hacer uno de esos juegos excepcionales pero no es éste mi objetivo, por el contrario, lo que quiero es aprender. Todo esto ha supuesto un modo de poder tener más confianza en cómo programo. Tal es así que, cuando ahora veo el código que hacía hace dos años, me pongo muy contenta al comprobar todo lo que he aprendido y lo fácil que me resulta hacer muchas cosas ahora. Para mí, la Ludum Dare es precisamente eso: mejora.

¿Cómo es, en tu caso, el proceso de creación de uno de tus juegos

Simplemente, comienzo a desarrollarlos y voy a piñón fijo hasta que termina la game jam ^-^

¿Qué tipo de sentimientos quieres transmitir al jugador cuando diseñas tus juegos y qué significa el hecho de crear un videojuego?

Principalmente, quiero que sean divertidos. Hacer videojuegos, para mí es una forma de evadirme. Y, sí, siempre he soñado con hacer un gran juego por mí misma pero no por ahora. Participo en movimientos activistas relacionados con el feminismo y el transgénero por lo que necesito un hobby con el que pueda escapar de la presión y no piense en el estrés que trae todo esto, todo el tiempo. Ni siquiera jugar, ver películas o series de televisión, salir con los amigos me hacen olvidar cómo es de machista y deprimente esta sociedad. Y es únicamente en el desarrollo de videojuegos donde puedo sentirme libre, ajena al estrés, en plenitud creadora.

¿Qué opinas de estos tiempos en los que estamos viviendo la llamada revolución indie?

Hay un montón de personas muy talentosas y desarrolladores que trabajan muy duro por todos lados. Cierto es que, en la mayoría de los casos, se gana poco dinero, casi todos nosotros somos pobres, incluso los desarrolladores que hacen juegos verdaderamente buenos, a diferencia de mí. No estoy segura de si se trata de una burbuja y ésta ya ha estallado, económicamente hablando. Lo que sí me interesa es que, efectivamente, la facilidad de las herramientas y el conocimiento que tenemos de ellas es mucho mejor que antaño, de hecho, están en el mejor momento en el que jamás haya estado. Ahora mismo, podemos hacer títulos independientes con una calidad que sólo los juegos AAA tenían en los años 90 y ahí está la magia de todo esto para mí. Y, también, valoro mucho a la comunidad y cómo ésta, al igual que hago yo, comparte su conocimiento tanto como puede. Cuando nuestros compañeros mejoran, nosotros mejoramos también.

Enlace | Patreon de Castpixel
Twitter | Castpixel
Juegos | Juegos hechos en la Ludum Dare

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +