Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

10 palabras que no usabas cuando no existía internet

Sirva este post para dar una visión, hasta cierto punto irónica y poco académica, del modo de vida de muchos de los usuarios que pueblan la red de redes y, también, para dar algo de información semántica del nuevo léxico que, con inusitada rapidez, se ha instalado en nuestra forma de hablar en un momento histórico en el que parece apreciarse cómo personas de todo el mundo usan todo este nuevo vocabulario de un modo similar. Tómese éste como un post desenfadado que desea, más que nada, acercar al lector al nuevo léxico de internet con una sonrisa.

Niño rata

El acceso de los menores de edad a juegos competitivos en línea para mayores de 18, pero también a los calificados ‘para todas las edades’, sumado a la inmadurez característica de la edad, hace, que, en el fragor de estas batallas online, los niños rata se pongan a gritar destrozando los tímpanos del resto de compañeros y contrincantes de partida. Se define niño rata como un niño prepotente, cuyo líder espiritual es cualquier youtuber de moda, y se deja llevar por el hype hasta extremos insanos, tal es así que no dudan en hablar, o más bien debería decir discutir, dando grandes voces empeñándose en demostrar, según el volumen utilizado, una sabiduría (que no tienen) sobre cualquier tema que entre en la conversación.

Fanboy

Un fanboy es, en síntesis, un niño rata que ha crecido. Ya no grita, ya no habla de lo que no sabe pero sigue entregando su raciocinio y voluntad, sin tener ningún atisbo de juicio crítico, a todo lo que la compañía de turno o el CEO de moda dice. El fanboy tiene un poder económico enorme si lo comparamos con el de los niños rata y muchos abren blogs y canales de Youtube que utilizan como lugar en el que en el que defender y dar pábulo a todas las opiniones, rumores y polémicas de la marca a la que siguen. Como ya ha crecido, suelen hacerse respetar considerablemente más que los niños rata, pero los principios sobre los que se sustenta su actitud son similares.

Trolear

En muchas ocasiones parece ser la principal ocupación de niños rata y fanboys. En internet, se utiliza el término inglés troll para referirse a un usuario que se dedica dejar comentarios de dudoso gusto en blogs, foros, canales de Youtube y cualquier tipo de página que cuente con un sistema de comentarios con el único propósito de sembrar la discordia, soliviantar al personal e intentar amedrentar al propietario del espacio para dejar sus mensajes llenos de insultos, palabrotas, tomaduras de pelo, amenazas, etc. Su propósito es divertirse a costa de los demás y, para ello, invertirá todo el tiempo y esfuerzo que sea necesario. Cualquier página que tenga cierto tráfico suele tener uno o varios de estos trolls. Incluso este pequeño blog en el que escribo los ha tenido. Así pues, trolear, ya con la grafía adaptada al español, pues no tiene la ‘ll’ del inglés, se ha estado utilizando durante los últimos años para referirse a la actuación, en internet, de estos usuarios.

Recientemente se ha comenzado a utilizar trolear, ya no únicamente en el mundo virtual, sino en el mundo real (en el caso de que puedan diferenciarse, puesto que, cada vez, están más relacionados) con el sentido de tomar el pelo, confundir a una persona con el único propósito de burlarse o provocar una situación hilarante.

Esta actividad, en la red, ha llegado a ser tan sangrante que trolear está penado por la ley en muchos países, incluido el nuestro.

Salseo

La llegada de los blogs, primero, y de las redes sociales, después, trajo que los incidentes relacionales que tenían lugar en el mundo analógico se calcasen en el mundo digital. Muchas veces, esto era debido a que los usuarios no sabían redactar bien (culpa de los profesores de lengua, claro) por un lado, y la mala uva, por otro, provocaron que apareciera el salseo. Realmente, no se descubre nada nuevo, esto ya existe desde que el mundo es mundo y, en los pueblos, se lleva haciendo desde tiempos inmemoriales sacando la silla a la puerta de la casa para tomar el fresco y despellejar los actos de los vecinos sin dejar títere con cabeza. Sin más rodeos, el salseo se refiere a los comentarios que los usuarios de una página, foro, blog, o afición hacen con mejor o peor intención. Digamos que son los comentarios sobre el troleo, la actividad de los niños rata y las opiniones más o menos controvertidas y airadas de los fanboys.

Wifi

La droga del siglo XXI. Ya nadie puede vivir sin wifi, palabra que, en España, como tantas otras, la pronunciamos como se escribe, /güifi/, españolizándola completamente. Hay estudios que han demostrado que nuestra conducta y humor se ven modificados de igual manera tanto por la ausencia de wifi como de batería en el dispositivo en que utilizamos para conectarnos a internet. El número de horas que pasamos conectados ha aumentado increíblemente en lo que llevamos de década. A comienzo de siglo, todo el mundo delimitaba muy bien lo que era el yo analógico del yo digital. Ahora, esa diferenciación no tiene sentido, pues se han fusionado.

Youtuber

Profesión a la que aspira la mayor parte de la juventud mundial. Un youtuber es una persona que sube vídeos caseros (aunque, también los hay ya que han alcanzado un nivel de profesionalización y calidad enorme) sobre las temáticas más variadas: moda, cine, maquillaje, literatura, videojuegos y, también, tontadas varias. Muchos de los youtubers que empienzan desean tener a los niños rata como público (al menos para lanzar el canal), pues son legión y, cuando les da por algo, rozan el fanatismo. Cualquier youtuber con muchos niños rata entre sus suscriptores conseguirá muchísimas visitas a sus vídeos así como una defensa férrea de su actividad en internet, lo que les reportará más ganancias por publicidad y nuevos contratos. Algunos de los más afamados youtubers tienen millones de suscriptores y ganan mucho más dinero en un día que la mayor parte de los mortales en un mes. El resto, el gran resto, abre canales a los que se suben cuatro o cinco vídeos antes de terminar cerrándolos o dejándolos enmohecer después de ver el trabajo, la inversión de tiempo y el esfuerzo que suponen mantenerlos y las pocas personas que se han suscrito a su canal o han visto sus vídeos mientras asumen la frustración de tener que vivir una vida en la que desempeñen un trabajo convencional.

Tunear

Crackear, hackear, juanquear el hardware o el firmware de una consola, teléfono o cualquier otro aparato electrónico para conseguir que ejecute programas homebrew y poder disponer de nuevas funcionalidades que el fabricante no quiere que el usuario tenga por las razones que sean o que ni siquiera ha tenido en cuenta. Muchos países, entre ellos el nuestro, lo ha declarado ilegal y está penado con cárcel hasta tal punto que, legalmente, el usuario no es propietario de las máquinas que compra, sino que es la empresa la que se las cede por un determinado importe. Tal es así que en las condiciones de compra se especifica que el usuario no puede modificar el aparato. Si esto lo llevamos al extremo, tenemos que un consumidor no puede comprar un microondas y modificarlo para hacer de él un florero, por ejemplo. Incomprensible.

Hype

Sentimiento pasional que invade los corazones y las almas de todos los niños rata y de los fanboys. El hype lo crean las empresas a través de la publicidad, las conferencias, la cuidada -y despiadada- dosificación de la información que se vierte a la red con el propósito de crear un sentimiento infundado de que el usuario necesita comprar, tener, el nuevo producto que van a sacar al mercado. Es frecuente que se abran encendidos debates en internet sobre si tal empresa o tal producto es mejor o peor únicamente por el nivel de hype, de expectación, que alcanzan. Compañías como Apple, Sony, Microsoft, Samsung o Google son especialistas en crear enormes expectativas entre los consumidores que, en gran parte de los casos, no se corresponden, realmente, con las que trae, finalmente, el producto final una vez que éste sale al mercado. Un completo sinsentido.

LOL

Los niños rata y los fanboys no se ríen cuando algo les hace gracia sino que suelen espetar LOL. LOL son las siglas en inglés de Laughing Out Loud, es decir, reír de forma muy ostentosa pero, en internet, ya se puede decir que se usa para casi cualquier cosa. Evidenciar sorpresa, risa, rivalidad…

Trending topic

Es ésta una de las últimas incorporaciones al vocabulario de esta sociedad hiperconectada, lanzar un mensaje a internet y conseguir que se convierta en trending topic en Twitter, es decir, en una tendencia en un país (o, con suerte, en todo el planeta), es lo que le gustaría a la mayoría de usuarios. El sueño de todo youtuber, niño rata, fanboy, empresa, aficionado a lo que sea. ¿Se convertirá este post en trending topic? Algo me dice que no pero espero haberte hecho pasar un buen rato y darte a conocer alguna de las expresiones más populares en la red.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +