Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Si puedes, rodéate de genios

Año tras año, mis alumnos me piden consejo para la nueva vida que comienzan este septiembre, momento importante donde los haya pues marca el comienzo de su etapa universitaria, y siempre les digo lo mismo: ‘Si puedes, rodéate de genios’.

No importa mucho si uno es un genio o no, pero sí es importante estar en un ambiente que incentive la curiosidad, que genere una verdadera pasión por lo que se hace y, sobre todo, que esté constituido por un grupo de personas que tenga la iniciativa, sin amedrentarse por los riesgos que puedan acechar a cada proyecto que emprenda.

En este mundo hay muchos tipos de personas, hay personas a las que les gusta recibir la información, procesarla y asimilarla, se sienten realizados así y, realmente, no hay nada malo en ello. Pero, ya que estamos hablando con personas jóvenes, cargadas de ilusión por la nueva etapa que están a punto de comenzar, que han luchado todo el bachillerato por obtener una buena nota, es vital aprovechar ese empuje evitando a la gente tóxica, negativa, que se queja por todo y sólo está buscando cómo trampear para avanzar pues, a su lado, sólo encontrarán la infelicidad.

Siempre contesto lo mismo cuando un alumno me pregunta sobre el tema: Si puedes, rodéate de genios y evita a la gente negativa. Aprenderás muchísimo más, tendrás más oportunidades de progresar, serás más sabio y, por encima de todo, infinitamente más feliz. Esfuérzate por estar en la vanguardia, que todo el mundo te conozca, trabaja por estar en el grupo de los mejores, de los que se muestran activos. No pierdas nunca la confianza en ti mismo, siéntete afortunado por comenzar cada nuevo día con ilusión y aprovecha cada oportunidad que te encuentres en tu camino, nunca sabes cuál será la que determine cómo será tu vida, y lo digo por propia experiencia.

A todos mis alumnos que comienzan la universidad este año (y a los que ya están en ella): ¡¡¡Mucha suerte!! Tanto yo como el resto del equipo de profesores esperamos que vuestros sueños se hagan realidad. Recordad que aquí nos tenéis para lo que podamos ayudaros.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +