Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Entrevista con Carolina Jeux, CEO de Telefónica Learning Services

Esta semana ha comenzado de una forma muy especial pues he tenido la oportunidad de hablar con Carolina Jeux, CEO de Telefónica Learning Services sobre el presente y futuro de los moocs (massive open online courses), así como de la fantástica plataforma de e-learning Miríada X.

¿Cómo y por qué nace Miríada X?

Hace dos años estábamos en un foro de conversación con agentes de Universia, acababa de nacer Cursera y vimos que podíamos sumar, en Iberoamérica, tres pilares claves a la hora de hacer un proyecto de este tipo: En primer lugar, desde Telefónica, habíamos creado una plataforma que llevaba un tiempo funcionando, en segundo lugar, Universia tenía una relación privilegiada con 1300 universidades de América Latina y de España y, por último, teníamos contacto con muchos profesores de universidad. Así que decidimos lanzarnos a la piscina, pues nos parecía una aventura apasionante.

¿Cómo es la plataforma tecnológica que posibilita Miríada X?

Miríada X incorpora todas las tendencias presentes en los moocs, por un lado facilita mucho la generación de contenidos ya que cada profesor elabora los materiales de sus propios cursos por lo que deben tener herramientas muy sencillas a la hora de desarrollar dichos materiales. También, los profesores, deben poder utilizar una herramienta de seguimiento y gestión del aprendizaje que sea igualmente sencilla (tanto para profesores y alumnos). No menos importante es la parte de social learning que incorpora todo el modelo motivacional basado en karmas y badges sociales, así como un sistema de preguntas y respuestas que estuviese sujeto a karmas. Es importantísimo todo el sistema de acreditación y su integración con el Open Badges de Mozilla y, por último, el módulo de learning analytics, vital para poder gestionar todo el volumen de alumnos matriculados en cada curso y tener una buena visión macro que permita visualizar fácilmente en un dashboard qué está pasando en el aprendizaje.

El e-learning democratiza el aprendizaje. Uno de los objetivos es que cualquier persona, independientemente de dónde se encuentre, pueda acceder a un profesor de primer nivel de una universidad de renombre internacional y esto es algo que hace cinco años nadie se planteaba. Incluso, hay profesores que utilizan los materiales de los cursos para que los alumnos hagan parte del trabajo teórico en casa y, durante la clase, se acometan tareas más colaborativas y prácticas.

¿Qué tipo de cursos ofrece Miríada X y qué se tiene en cuenta a la hora de diseñarlos?

En esta primera fase, nosotros no hemos planificado qué tipo de cursos debe ofrecer la plataforma, sino que son las propias universidades las que deciden los cursos que quieren plantear. Los hay muy relacionados con lo que ellos ya están haciendo de forma presencial, y otras quisieron apostar por cursos más experimentales. Ahora mismo, con lo que hemos aprendido en este tiempo, vemos que hay áreas con muchísima demanda y, constantemente, preguntamos a los alumnos qué cursos necesitarían para, así, nosotros poder recomendarlos a las universidades pero, evidentemente, no pasaría de ser una recomendación. No nos planteamos realizar ningún tipo de imposición en este sentido. Con todo, ofrecemos cursos muy variados y hay algunos que permiten a los alumnos el desarrollo profesional y otros que mejoran su curriculum vitae.

¿Cómo se ha conseguido que sean gratuitos todos los cursos que ofrece Miríada X?

En realidad, cuando hablamos con las universidades vemos que les motiva muchísimo obtener información de cómo está funcionando el modelo (analizar la metodología, ver en qué fallan los alumnos…). al tiempo que las propias universidades lo ven como una oportunidad de destacar y diferenciarse de otras pues si los alumnos ven que el curso tiene mucha calidad, también pensarán que la universidad también será de primer nivel. Por otra parte, se da el caso de que los contenidos de los cursos de Miríada X se programan para que el alumno los siga en casa para, así, poder hacer otro tipo de actividades en el aula. Las universidades son conscientes de que estamos viviendo un momento de revolución académica y que no pueden quedarse fuera. De igual modo, desde Telefónica también sentíamos que debíamos ser partícipes de esta revolución de la enseñanza con el objetivo de poder tantas nuevas oportunidades a mucha gente. Nos gustaría pensar que lo ideal es que, en el futuro, este proyecto fuera sostenible de alguna forma, quizá con el pago por parte del alumno de los 30 euros que puede costar expedir el certificado de haber hecho el curso.

¿Cómo se evalúa a los alumnos?

Estamos en el principio de lo que es inmensa revolución educativa que no sabemos hasta dónde nos va a llevar. Está claro que cuando estamos hablando de clases virtuales de 25.000 alumnos es imposible para un profesor evaluarlos a todos. Por tal motivo, la evaluación es colaborativa, son los propios alumnos los que evalúan el trabajo de los demás y se ayudan a conseguir los objetivos del curso. En la formación online corporativa se podían poner tutores y acotar el número de alumnos y trabajos a realizar, sin embargo, en los moocs esto no es posible. Además, en el nuevo planteamiento educativo que en el que comenzamos a vivir, que los propios alumnos se evalúen unos a otros favorece el aprendizaje. Pensar que el conocimiento está sólo en los profesores nos devuelve a un modelo educativo antiguo porque, hemos comprobado que los propios alumnos aportan una cantidad de enorme de ideas que enriquece muchísimo los cursos y los hace más provechosos. De igual modo, sabemos que los alumnos, al asumir el rol de corrector, se obligan a dominar los contenidos del programa del curso y aprenden mejor.

¿Cómo se evita que un alumno abandone el curso?

En nuestro caso estamos muy por encima del ratio del mercado, que es un 10%. Miríada X tiene, de media, un 23% de alumnos que terminan los cursos aunque encontramos una tremenda disparidad de curso a curso, pues los hay con un 60% de alumnos que lo completan y los hay, también, con un 10.

Para conseguir que el curso tenga éxito y los alumnos estén motivados, Miríada X apoya muchísimo a los profesores para que se sientan implicados y entendemos el e-learning como un proceso de aprendizaje en el que participan todos. La experiencia nos va mostrando cuáles son las palancas que permiten incentivar al alumno para que el curso sea interesante en todo momento. Además, tenemos unos profesores que son verdaderos cracks y que consiguen tener a los alumnos enganchadísimos al curso. La clave, y lo digo siempre a partir de la modestia, es que hacemos un análisis de los cursos terminados y aprovechamos lo aprendido para mejorarlos en las sucesivas convocatorias.

Por completar el curso los alumnos reciben badges y diplomas que les sirven para mejorar su curriculum vitae, pero también, hay un elemento característico de los juegos, como son los puntos o el karma y es, precisamente, este aspecto lúdico del aprendizaje algo que gusta siempre. La receta se basa en haber incorporado la parte social y de juegos con el aprendizaje y es esto lo que nos ha llevado a ver cursos con un nivel de participación de los alumnos verdaderamente espectacular. Por supuesto, los propios profesores, al montar los cursos, con unos contenidos tremendamente pedagógicos y atractivos hacen que los alumnos se enganchen al curso. Hay que tener en cuenta que todo esto es un terreno nuevo, en el que vamos aprendiendo todos juntos, y para avanzar, comentar los hallazgos y pulir las dificultades tenemos una intranet, que no ven los alumnos, que permite mejorar los cursos, los materiales, etc. Es evidente que tener una clase con un volumen tan grande de alumnos exige que nos tengamos que reinventar constantemente. Vamos viendo que las porciones de materia no deben ser muy extensas, que se deben hacer muchos tests para que el alumno sienta que va avanzando, etc.

Se ha dado el caso de que hemos tenido algunos alumnos tan brillantes que han sido becados en grandes programas académicos a los que, en principio, nunca hubieran tenido acceso. Es maravilloso que tengan la oportunidad de que se les califique como talentos.

¿Qué se espera en el futuro del elearning en los moocs?

Sí podemos decir que en cuatro o cinco años el avance será tal que el modelo de e-learning no se va a parecer en nada a lo que hay ahora, Cabe destacar la inclusión de los laboratorios virtuales y un aprendizaje personalizado en el que la plataforma recomienda a los alumnos qué contenidos y qué cursos pueden estudiar para mejorar. Eso va a abrir un mundo nuevo que será apasionante. La inteligencia artificial, junto con el e-learning analytics va a transformar completamente la forma de aprender.

Además, con el e-learning hemos conseguido derribar una barrera que suponía sólida e inexpugnable en nuestra cultura mediterránea: el profesor que da su clase dominando por completo el espacio y siendo dueño y señor de lo que dentro del aula acontece sin dejar que nadie pueda verlo ni comentarlo fuera de la misma.

Totalmente y, de hecho, decían algunos profesores que esto les ha dado una visibilidad que ni se imaginaban, incluso les han llamado de América Latina para dar ponencias. Otros profesores dicen que incluso les paran en la calle porque alguno de los 25.000 alumnos que han seguido su curso lo ha reconocido. El profesorado está realmente apasionado con lo que está haciendo. Crear un mooc supone mucho trabajo pero el retorno es tan lindo que están encantados.

Poner todos los materiales que uno crea, a disposición de una comunidad educativa tan amplia permite establecer conexiones con otros profesionales muy interesantes y potencialmente provechosas.

¿Qué podremos ver en Miríada X a corto y medio plazo?

Nuestro objetivo es poder ofrecer muchísimos más cursos para muchísimos más alumnos. Nos gustaría conseguir una comunidad de aprendizaje significativa con millones de alumnos y cientos de cursos de todas las universidades. Esto es el corto plazo.

Y por supuesto, somos conscientes de que tenemos que seguir mejorando la plataforma pues, al ser todo muy nuevo y estar cambiando constantemente, nadie tiene una plataforma cerrada. Todo supone un continuo desarrollo y aprendizaje.

Nos gustaría mejorar el sistema de acreditación y que los exámenes que se vayan haciendo en la plataforma también tengan valor.

Enlace | Miríada X

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +