Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

BitBit Jam

En cuanto comience el verano, estaré metido un enorme proyecto de programación que me va a tener ocupado bastantes meses con un equipo de profesionales excepcional. Ya os hablaré de este proyecto más adelante pero os lo cuento porque no dejo de sorprenderme de cómo se van concatenando las cosas y cómo ese proyecto ha traído de la mano la BitBit Jam.

Un grupo de amigos, medio en broma, medio en serio (y ha terminado siendo muy, muy en serio) nos hemos propuesto crear una jam para seguir aprendiendo nuevas formas de programar y, también, de organizar las cosas. Quizá debería empezar por el principio pero la emoción hace que se amontonen las ideas y las palabras en mi mente.

Una jam es un encuentro de profesionales que se reúnen con un objetivo muy claro: programar un videojuego completo, y desde cero, en 48 horas. En principio nadie se conoce y, durante los primeros momentos de la celebración de este tipo de acontecimientos, tienes que relacionarte con los asistentes para lograr encontrar un equipo con el que creas que puedes trabajar, con el que tengas intereses parecidos, un equipo que potencie tus habilidades y supla tus carencias. El tiempo es muy limitado y juega realmente en contra.

Una vez que se han constituido los equipos (que suelen ser pequeños, de dos o tres personas), la organización elige un tema sobre el que tendrá que versar la creación artística. A partir de ahí, el ritmo de trabajo es frenético y el resultado final dependerá de tu habilidad para haber encontrado un equipo apropiado, saber compenetrarte con tus compañeros y de explotar las habilidades, sabiduría, ingenio, dotes organizativas, control del tiempo y del estrés y un buen número de aptitudes más de cada uno de los integrantes del grupo.

El objetivo es crear, desde cero, un videojuego que sea jugable y que no tenga errores que impidan su ejecución y finalización, aunque sí puede tener pequeños fallos (llamados bugs) que serán solucionados en un periodo post-jam. Lo mejor de todo es que tanto los programas como sus códigos fuente son puestos a disposición de todo el mundo para que ayuden a aprender más y a mejorar.

Pues bien, como llevo tres años enseñando a los chicos a crear videojuegos con herramientas como Scratch y Game Maker en la asignatura de informática, creí que ésta era una buena ocasión para aprender a organizar este tipo de acontecimientos y una parte del equipo de ese macroproyecto que está a punto de empezar, concretamente David Colmenero (del que ya os he hablado en alguna ocasión), y yo nos hemos lanzado de cabeza a organizar la BitBit Jam, una jam virtual en la que, en el plazo de una semana, habrá que conseguir programar un videojuego retro (es decir que funcione en una máquina real -o en un emulador- de 8 o 16 bits). Esto es así porque quizá no sea tan complicado como meterse con la programación en máquinas modernas (donde se necesita mucha más experiencia para conseguir llevar el reto a buen puerto) y por nuestra pasión y cariño a todas esas máquinas que protagonizaron nuestra infancia y juventud.

Cabe decir que no sólo estoy en la parte organizativa sino que, también, participo como desarrollador con el objetivo de seguir aprendiendo y conocer todos los aspectos de este tipo de acontecimientos. Intentaré competir programando para ZX Spectrum 48K.

La inscripción está abierta hasta el día antes del comienzo de la jam (sábado, 14 de junio de 2015) y nos gustaría contar con todos esos profesores de informática que visitan el blog o con cualquier otra persona creativa y aficionada a las máquinas de 8 y 16 bits.

De hecho, si todo sale bien, tengo previsto intentar organizar con los chicos, si el tiempo, las clases, la familia y demás factores lo permiten, una Scratch Jam en algún momento del curso que viene.

¿Te apuntas?

Información e inscripciones | BitBit Jam
Hashtag en Twitter | #bitbitjam

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +