Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Gamificación y redacción: Érase una vez

Érase una vez es un juego de cartas narrativo, que nos servirá para trabajar la creación de textos y, de este modo, ayudar a mejorar la expresión oral o escrita. Todo en este juego está cuidado al detalle: las ilustraciones, preciosas; las reglas, rápidas, dinámicas y permiten que la dinámica de juego sea ágil.

Compré Érase una vez junto con los Story Cubes, hace un par de semanas, un poco a ciegas, todo sea dicho, sin saber mucho qué esperar de él. Me llamó la atención la ilustración de la caja y la pequeña explicación del juego que venía por detrás. Lo compré sin saber qué iba a encontrar en su interior. Al llegar a casa desprecinté el juego, abrí la caja, examiné las cartas, leí las reglas y pensé: ‘¡¡Acerté!!’. Además, por lo visto, tras investigar un poco, se trata de un juego con bastante solera pues ganó el premio al mejor juego familiar de 1997 de la revista Games Magazine.

En efecto. Érase una vez es un juego muy divertido y, si cabe, más exigente que los Story Cubes pues, a pesar de que ganar no es lo importante en este tipo de juegos narrativos, sí es cierto que lo competitivo está presente en cada partida.

En el juego encontramos tres tipos de cartas: cartas de historia, cartas de interrupción y cartas de final.

Para jugar, se mezclan las cartas de historia y de interrupción y se reparten a los jugadores 11 cartas menos el número de jugadores. Se reparte, además, una carta más a cada jugador, la de final, una con un final diferente para cada uno y será hacia donde cada participante tenga que llevar la historia. Se extrae una carta del mazo de cartas de historia y el jugador que se parezca más a la ilustración comienza haciendo de narrador. La historia debe tener los elementos que aparecen en las cartas que están en su mano teniendo siempre sentido y relevancia en la misma. Cada vez que se introduce un elemento de una carta en la historia, se pone dicha carta en la mesa para que todos puedan verla. Si el narrador no sabe cómo proseguir o utiliza un elemento que esté presente en una carta que tenga en la mano otro jugador, pierde el turno y continúa la historia el nuevo jugador. Cada carta de historia tiene un icono:

Si el narrador juega una carta y otro jugador tiene una carta de las llamadas de interrupción con el mismo icono, puede interrumpir la historia que está contando el narrador de turno y proseguir él.

¡Apasionante! Pero, además, los creadores del juego han tenido un fantástico detalle con nosotros, los profesores, nos han preparado una sección en su web con ideas para utilizar el juego en clase. No es un documento muy extenso el que nos brindan pero es de agradecer. (Hay que registrarse en la web para poder acceder a él).

En definitiva, se trata de un juego muy recomendable. Comprar a ciegas tiene su intríngulis pero me alegra saber que he comprado un producto con el que estoy encantado. Recomendadísimo.

Enlace | Edge Entertainment

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +