Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

La sintaxis en el mundo digital

En las últimas semanas he impartido dos talleres en el aula virtual del Centro Regional de Formación del Profesorado de la Junta de Castilla La Mancha acerca de qué herramientas digitales podemos utilizar los profesores para hacer análisis sintácticos.

Los profesores de lengua trabajamos en un mundo digital adverso que nos dificulta muchísimo la tarea de aprovechar las herramientas que la red nos ofrece para hacer algo tan simple y complejo como el análisis sintáctico. Por un lado, la terminología nos impide usar determinados modelos de análisis ya que cada escuela gramatical propone modelos que pueden llegar a ser muy diferentes unos de otros. Por otro lado, no tenemos, una herramienta, especialmente diseñada para nosotros que nos permita hacer análisis sintácticos en clase de un modo más veloz y limpio que la pizarra tradicional.

Por ello, en estos dos talleres, quisimos dar un repaso a las diferentes soluciones que podemos encontrar en la red para tal fin. En ambos, decidimos que la mejor solución, actualmente, es EDAS, un analizador que nos permite utilizar nuestra propia terminología pero que nos obliga a renombrarla cada vez que accedemos a la plataforma o cambiamos de ordenador. Un programa que genera por nosotros las líneas y cada uno de los niveles del análisis pero, al mismo tiempo, nos obliga a estar conectados para utilizarla, lo que puede llegar a ser un problema en determinados momentos y en algunas aulas a las que la conexión no llega bien.

En ambos seminarios vimos que es posible utilizar programas para hacer presentaciones (Impress, PowerPoint) e, incluso, combinar el uso de la hoja de cálculo con el programa de presentaciones para conseguir que todas las líneas y cajas del análisis fueran generadas de forma automática pero llegamos a la conclusión de que no es viable usar ninguno de ellos en una clase. Sí puede llegar a serlo si llevamos el análisis hecho de forma previa así como la presentación incrementando de forma insostenible el trabajo de preparación del profesor. Esto no es más que una evidencia de que no son herramientas que podamos usar, no son programas pensados para que un profesor pueda hacer una explicación o un análisis sintáctico en tiempo real cuando está delante de sus alumnos.

Los dos grupos a los que impartí el taller tuvieron sensaciones parecidas cuando vimos las posibilidades que ofrecía el analizador sintáctico del MEC. Todos llegamos a la misma conclusión, nos gustan, en líneas generales, las soluciones que propone para esta problemática pero es una verdadera lástima que esté completamente obsoleto, no se actualiza desde hace muchísimos años y no se puede llevar al aula, pues su diseño está anquilosado en el Internet que conocimos con Geocities y Tripod a comienzos de siglo. Asímismo, comprobamos que es poco o nada versátil, tiene la rigidez típica de la web 1.0 y esto impide que, finalmente, pueda ser una herramienta válida para nosotros.

Todo ello nos hace pensar que aún no hemos encontrado, hoy por hoy, una herramienta apropiada que nos permita explicar, hacer y corregir ejercicios de análisis sintáctico de una forma rápida, limpia, versátil y que pueda ser guardada con el objetivo de consultarla con posterioridad (ya sea por el profesor o por sus alumnos). Por fortuna, se han aprovechado ambos seminarios para sentar las bases de un grupo de trabajo que analice las necesidades del profesorado y diseñe una herramienta especialmente creada para los profesores de lengua, una herramienta de uso fácil, rápido, intuitivo y que permita guardar los ejercicios y explicaciones siguiendo los pasos lógicos y propios del análisis.

Este grupo de profesores, coordinados por el Centro Regional de Formación del Profesorado, comenzará a trabajar en la creación de la herramienta definitiva durante el próximo curso.

Impartir estos dos talleres ha sido una experiencia sensacional pues nos ha ayudado a identificar qué características buscamos los profesores de lengua en una herramienta para hacer análisis sintácticos, una herramienta compleja que necesita ser programada por y para nosotros dando por supuesto que deber ser posible llevarla al aula permitiéndonos hacer los análisis sintácticos durante la clase, permitiendo al profesor acompañarlos de las pertinentes explicaciones.

Las bases están sentadas, ahora, toca ponerse a trabajar :)

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +