Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Morfología: Palabras derivadas

Continuamos con la serie dedicada a la división de palabras, un tema siempre complicado para muchos alumnos. Si en el primer post de la serie nos centramos en la palabras simples, en esta ocasión trataremos las palabras derivadas.

Las palabras derivadas están formadas por un lexema y uno o varios morfemas derivativos (prefijos, interfijos y/o sufijos).

Prefijación

Es un tipo de derivación en cual se coloca un morfema derivativo anteponiéndolo al lexema: re-hac-er, con-viv-ir o des-aprovech-ar. Los prefijos no cambian la categoría gramatical de la base léxica (algo que sí sucede con los sufijos, como veremos más adelante).

Siempre me he definido como apolítico.

La división se hace así: a-polític-o
a- > Morfema dependiente derivativo prefijo
-polític- > Lexema
-o > Morfema dependiente flexivo género masculino
Categoría gramatical: adjetivo.

Este mensaje en clave es muy complicado de descifrar.

des- > Morfema dependiente derivativo prefijo.
-cifr- > Lexema
-ar- > Morfema dependiente flexivo verbal que indica infinitivo, primera conjugación.
Categoría gramatical: verbo

Prefijación múltiple

Puede darse el caso en el que una determinada palabra tenga varios prefijos, si bien en español es un fenómeno no demasiado frecuente y, en la mayoría de casos, estas palabras podrían encuadrarse en la lengua coloquial. En estos casos, también las consideraremos como palabras derivadas: super-des-orej-ad-o, super-mega-bonit-o.

Sufijación

La derivación mediante la adición de sufijos a un lexema es el procedimiento más frecuente y productivo en la formación de la palabras del español. Los sufijos son morfemas derivativos que pueden añadirse a un sustantivo, a un adjetivo o a un verbo pudiendo, incluso, cambiar su categoría gramatical. Así, por ejemplo, hay sufijos que convierten adjetivos en sustantivos: blanco > blanc-ura, bello > bell-eza o malo > mal-dad. Los sufijos, en español, tienen significado: -ista: el que realiza una actividad tenis > ten-ista (recordemos, en este caso, que -ista no tiene un morfema flexivo de género femenino ya que no existe -isto, al no haber oposición, no hay segmentación morfológica). Además, los sufijos sirven para mostrar nuestra opinión sobre un hecho o realidad determinada: casa > cas-ucha.

Por otro lado, la sufijación sirve para crear nuevas palabras de un modo sencillo, económico y muy intuitivo: carta (todo lexema, no existe * cart-o) > cart-era (el lugar en el que se guardan las cartas) > cart-er-ista (persona que roba una cartera).

Veamos más ejemplos:

Todos quieren igualdad.

igual- > lexema
-dad > Morfema dependiente derivativo sufijo (significativo nominal).
Categoría gramatical: sustantivo.

Mi hermano es un migrañoso

migrañ- > Lexema
-os- > Morfema dependiente derivativo sufijo (significativo adjetival).
-o > Morfema dependiente flexivo nominal de género masculino.
IMPORTANTE: el sufijo -oso tiene un morfema flexivo para identificar el género. No se considera que tenga un interfijo -os.
Categoría gramatical: adjetivo.

Es posible que una palabra sufra un proceso de sufijación múltiple:

El proceso de europeización fue traumático para algunos países.

europ- > Lexema
-e- > Morfema dependiente derivativo interfijo.
-iz- > Morfema dependiente derivativo interfijo.
-ación > Morfema dependiente derivativo sufijo (significativo nominal).

IMPORTANTE: Para saber cuando un determinado morfema es realmente un interfijo (y no un sufijo previo a otro sufijo), eliminamos el sufijo final para comprobar si, la palabra que nos queda, tiene o no existencia independiente en la lengua:

Prefijación+sufijación (derivación)

También podemos formar palabras derivadas utilizando los dos procesos de derivación explicados anteriormente (prefijación y sufijación) en una misma palabra. De esta forma, palabras simples como vestir se podrían prefijar: des-vestir, sufijar: vest-ido, o derivar con ambos procesos: des-vest-ido. De esta forma, la creación de palabras en español se convierte en un proceso que puede dar lugar a muchas otras palabras.

Realizar todas esas proezas es impensable.

im- > Morfema dependiente derivativo prefijo.
-pens- > Lexema.
-able > Morfema dependiente derivativo sufijo.

La prefijación o la sufijación se pueden dar en una palabra que ya ha sido anteriormente derivada, de esta forma podemos crear muchas combinaciones de palabras a partir de un lexema (dando lugar a su familia léxica); es el caso, por ejemplo de carne, carn-ic-er-o, carn-ic-er-ía, en-carn-ar, en-carn-iz-ad-o; o la palabra am-ar, am-or, am-ad-o, (1)en-am-or-ar, en-am-or-ad-o, (2)des-en-am-or-ad-o, etc.

Enlaces de la serie
1. Palabras simples
2. Palabras derivadas
3. Palabras compuestas
4. Palabras parasintéticas

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +