Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Discurso de graduación de bachillerato 2013

Ayer tuvo lugar la ceremonia de graduación de los alumnos de 2º de bachillerato. Para ellos escribí este discurso, un discurso hecho desde el afecto de un tutor convencido de que el esfuerzo que han hecho durante estos dos años tendrá su merecida recompensa. Al igual que hice el año pasado, lo publico en el blog para que puedan conservarlo si quieren y para que sirva de inspiración para otros profesores que deban escribir un discurso.

Hace un tiempo, un alumno muy prometedor, escribió una carta a su padre informándole de que no estudiaría leyes, de que no sería un científico ni, tampoco, un economista. No. Él había decidido, inspirado por un carismático profesor, que estudiaría filología clásica. Su padre, que era un hombre eminentemente práctico, le escribió, totalmente horrorizado y furioso, otra carta comunicándole que no entendía, de ninguna de las maneras, qué utilidad podría tener, en la actualidad, saber griego clásico o leer a Platón y a Aristóteles. Le era completamente imposible comprender para qué le iba a servir a su hijo conocer, por ejemplo, la influencia de los clásicos en la literatura actual. Quién iba a pensar, en aquel entonces, que, este alumno, un filólogo llamado Ted Turner, fundaría la cadena de noticias CNN y sería vicepresidente de Time Warner, uno de los mayores imperios mediáticos del mundo.

Esto nos demuestra que, en principio, no hay unas carreras mejores que otras pues ni cierta carrera os dará paso, de forma intrínseca, a una vida llena de comodidades ni aquella otra os hará tener, automáticamente, un mayor prestigio social. Todo lo contrario, será vuestra valía la que importe, serán vuestras ganas de aprender y de mejorar las que os hagan grandes, serán vuestros actos, vuestros logros, las metas conseguidas las que se conviertan en vuestra carta de presentación y os definan como personas y como profesionales.

Miguel Delibes, excelente novelista, como sabéis, dijo una vez que la educación es un sucesivo despertar de curiosidades que luego, a lo largo de la vida, se irán saciando con el estudio y con la experiencia. Esta curiosidad, este anhelo por aprender ha generado en vosotros el nacimiento de un sueño, un sueño que aún está por realizarse: saciar vuestra curiosidad estudiando una carrera universitaria. Por eso habéis cursado los estudios de bachillerato, soñáis con carreras como medicina, fisioterapia, economía o empresariales, entre otras, pero, permitidme daros un consejo: independientemente de cuál sea la carrera que finalmente curséis, estudiadla con pasión, luchad por ser los mejores, demostrando, paso a paso, lo que nosotros ya sabemos que valéis, disfrutando, cada día, con lo que hacéis y permitiendo que las curiosidades satisfechas abran nuevas incógnitas que deban ser resueltas. Vicente Huidobro dijo ‘Poetas, no cantéis a la rosa, hacedla florecer en el poema’. Así pues, no habléis del éxito como algo posible, haced florecer, en vuestro interior, el entusiasmo necesario para tener la suficiente energía vital que os permita llegar a él.

Cada persona es el conjunto de vivencias que ha ido acumulando a lo largo de la vida y vosotros estáis viviendo uno de los momentos más importantes para todo ser humano: estáis a punto de terminar una etapa definitiva, una etapa dura, pero apasionante. A nosotros, a todo el equipo de profesores, nos habéis entusiasmado con vuestra vitalidad, con vuestras ganas de mejorar, con vuestra energía. Gracias a vuestra curiosidad sabemos que podéis llegar a las metas más altas. Queridos alumnos, queridas alumnas, ahora es el momento de salir ahí fuera y demostrar al mundo lo que valéis.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +