Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Diseñando un nuevo blog

Entusiasmado, confieso que estoy entusiasmado con el rendimiento del blog una vez completado el cambio de gestor de contenidos. Ahora, navegar por él es rapidísimo, hacer click en un enlace y que se abra la página o la entrada correspondiente es cuestión de fracciones de segundo. No es que vaya rápido, es que el cambio de página es casi instantáneo. Jamás había conseguido esto con Wordpress, ni con ningún otro CMS dependiente de una MySQL tampoco. Espero que ir saltando de entrada en entrada, de sección en sección os sea tan agradable como lo es para mí.

Siempre he tenido muy presente la experiencia de usuario y me creaba mucha tensión que el blog no funcionase bien porque, entre otros factores, son muchas las horas que le dedico al cabo de la semana. Me gusta que el sitio vaya muy fino y rápido, que el lector no repare en detalles técnicos y simplemente lea de un modo efectivo las entradas que le sean de su interés. Esto, sin duda, ha venido gracias al cambio de Wordpress por Piecrust.

Y ya puestos a hacer modificaciones, he hecho varios cambios más al aspecto del blog. Cierto es que no hace muchas semanas cambié el theme simplificando mucho la presentación, pues quería dar al texto una relevancia especial obviando todo aquello que dificultara la lectura o distrajera la atención de lo verdaderamente importante, el texto.

Si hace unos años, alguien me hubiera dicho que mi blog iba a tener enormes espacios en blanco, iba a carecer de una columna lateral y presentaría las entradas sin artificios de ningún tipo, nunca lo hubiera creído. Pero la realidad es la que es. Los diseños clásicos de los blogs, con columnas atiborradas de elementos, widgets y otras superfluosidades han pasado a mejor vida. Yo necesitaba un cambio. La elección entre un diseño ‘tipo revista’ (con montones de cuadraditos con fotos por todos lados) y otro tipo de diseño, más limpio y elegante estaba clara. En mi caso, no quería desorden alguno y el aspecto que ahora mismo tiene el blog me parece, sinceramente, sensacional.

La cabecera del blog es minimalista hasta más no poder, no tiene ni siquiera menú. La idea es que el lector pase directamente a leer la entrada. Además, he estado leyendo estos días algunos artículos sobre los hábitos de los lectores y parece que muchos de ellos tienden a obviar la información que aparece en cabecera para dedicar casi todo el tiempo de lectura en la parte baja de la página. No sé si será un movimiento arriesgado o no, el tiempo me dará o quitará la razón, pero he movido el menú que tradicionalmente ha estado arriba al pie de página. Ya me contaréis si os incomoda, si lo veis ventajoso u, realmente, os da lo mismo.

Otra de las decisiones que me planteé fue la de eliminar categorías y etiquetas, nadie las usa, realmente. Nadie salvo el propio dueño del sitio, por lo que, nuevamente, atendiendo a ese proceso de simplificación que he iniciado, procedí a unificarlas. Ahora, ya no hay categorías, son todo etiquetas. Y aunque los lectores no las usen, a mí sí me son de utilidad para encontrar lo que busco, organizar este espacio o para que mis alumnos naveguen por ellas.

Por último, estuve dándole muchas vueltas a eliminar o no los comentarios, ojo, no quería eliminarlos por querer mostrar una actitud altiva y pretender que lo que yo diga vaya a misa, sino porque muchas de las entradas no son comentadas directamente en el blog y sí en las redes sociales. Tras varios días de deliberación y de leer montones de artículos al respecto, opté por dejarlos. Como el blog ahora se basa en un sistema estático, los comentarios deben están gestionados de forma externa (con las ventajas e inconvenientes que eso pueda conllevar). De todas las opciones posibles he elegido Disqus por ser la más popular, por ser gratuita para sitios pequeños y medianos así como por tener un buen planteamiento de la gestión de comentarios. Nuevamente, el tiempo dirá si acerté o no.

En definitiva, como digo, estoy entusiasmado con todo el cambio y mejoras que he realizado en el blog. Aún quedan algunos detalles por pulir que iré solucionando en los próximos días, entre tanto, por favor, contadme qué os parece el cambio.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +