Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Fuente Ovejuna, de Lope de Vega

Fuente Ovejuna, de Lope de Vega1. Breve biografía del autor.
Lope de Vega nació en Madrid en 1562. Ingresó en un colegio de Jesuitas y, posteriormente, en la Universidad de Alcalá de Henares. Su fama como amante es de sobra conocida. Con 17 años se enamoró de Elena Osorio, la esposa de un conocido actor y que sería inmortalizada en su poesía con el nombre de Filis. Bajo la acusación de difamación fue desterrado, pero Velázquez consiguió que lo indultaran y pudo volver a la Corte. No acaban aquí sus peripecias puesto que con 26 años rapta a Isabel de Urbina para casarse con ella pero, pocos días después de la boda, se alista en la Armada Invencible. Tras la dolorosa derrota se instala en Valencia donde formó un grupo de teatro en donde ya se comenzaba a vislumbrar la tendencia que tomaría su teatro. Muere su esposa y se casa con Juana de Guardo en 1598, aunque poco después se enamora de Micaela Luján. Tras enviudar nuevamente, se ordena sacerdote, algo que no le impedirá seguir teniendo aventuras amorosas. Con Marta Nevares, una mujer casada, tuvo una hija y al enviudar ésta, van a vivir con Lope. A partir de aquí su vida personal no es agradable pues Marta se queda ciega y enloquece, su hija Marcela se mete a monja, un hijo suyo muere y otra hija es raptada. La rivalidad que mantiene con Miguel de Cervantes es de sobra conocida, puesto que Cervantes envidiaba enormemente a Lope. El autor de comedias más famoso de todos los tiempos, Lope de Vega, muere en 1635 y toda la ciudad de Madrid lloró amargamente su muerte. Lope nos dejó muchas obras inolvidables, y de entre las 1500 que se que escribió destaca Fuente Ovejuna (¿1614?). Otras obras del autor son: Peribáñez y el comendador de Ocaña (¿1613?), El mejor alcalde, el rey (¿1620-1623?), El caballero de Olmedo (¿1620-1625?) o El acero de Madrid (1608-1612).

2. Contexto literario de la obra.
A finales del siglo XVI, el teatro está en un completo desconcierto de géneros, temas y tendencias. Lope de Vega revoluciona la escena estableciendo un nuevo modelo en un intento de reconducir el teatro profano hacia una fórmula única. Estas nuevas ideas aparecerán compendiadas en el Arte nuevo de hacer comedias (1609). Las características más importantes son las siguientes: reducción de cinco a tres los actos de la obra (rompiendo de este modo el patrón de la tragedia clásica); lo trágico se funde con lo cómico; polimetría en los versos; presencia de la doble acción; comienzo in media res; mecanismo dramático del disfraz; presencia del gracioso, pluralidad de niveles; el tema del honor (el gran motor del teatro del XVII) y final feliz. La escuela de Lope continúa con Tirso de Molina, Guillén de Castro, Antonio Mira de Amescua, Luis Vélez de Guevara y Juan Ruiz de Alarcón.

3. Comentario de la obra.
Fuente Ovejuna es el drama de la venganza colectiva ante las atrocidades y abusos cometidos por Fernán Gómez, comendador de la Orden de Calatrava que morirá asesinado por los villanos. Este comendador es aliado de Juana, la Beltraneja para el trono de Portugal, por lo que se encuentra en una situación opuesta a la defendida por los Reyes Católicos en la Guerra Civil que sumía al país. Hemos de destacar que la obra se basa en un hecho real que está reseñado en la Chrónica de las tres Órdenes y caballerías de Santiago, Calatrava y Alcántara (1572) de Rades y Andrada y en otros textos como por ejemplo la Historia General de España (1601) del Padre Mariana. Así, Lope de Vega entrelazando un conflicto amoroso con el histórico construye una de sus obras más logradas. Además, ambos conflictos tienen como fin último condenar la conducta del comendador al tiempo que se realiza una alabanza de la monarquía absoluta. Sin embargo, la opinión que sobre la obra manifestó Menéndez Pelayo generó una fuerte polémica al señalar que el levantamiento de todo el pueblo contra el comendador puede definirse como un hecho revolucionario. Así, él consideraba que era la obra más democrática del teatro clásico español. Casalduero acusa a Menéndez Pelayo de verter una ideología contemporánea en una obra del siglo XVII, y por lo tanto, ajena a su autor y asegura que lo que subyace en la obra es un problema moral. No le falta razón, pero si algo hemos aprendido de los clásicos es que, precisamente lo son por ofrecer multitud de lecturas que se adaptan y evolucionan acorde a como lo hacen los tiempos, he aquí quizá su principal virtud. Con todo, lo cierto es que el propósito de Lope de Vega es servir a la monarquía pues la consideraba como elemento ordenador de la sociedad, sin monarquía la sociedad sería -a juicio del escritor- un caos; por eso mismo tuvo tanto cuidado en plantear la rebelión del pueblo de Fuente Ovejuna como una defensa de la monarquía absoluta. Tal es así que en el verso 1700 de la obra se dice ‘El rey solo es señor después del cielo’, afirmando el carácter divino de los monarcas en diversos momentos de la comedia.

Será la suma de todos los personajes que entran en escena los que motiven en el espectador la idea de que la obra está protagonizada por un personaje colectivo, idea que se verá reafirmada cuando, tras haber dado muerte al comendador se reúne todo el pueblo y acuerdan que todos se declararán culpables ante la justicia como si fuesen uno solo. En palabras de Juan María Marín, ‘una abundante literatura filosófico-política había planteado desde tiempo atrás el derecho de la colectividad a deshacerse del tirano cuando éste careciera de la titularidad legítima o cuando abusara de su autoridad. Estas ideas flotaban en el ambiente y Lope no pudo abstraerse a ellas’. Fuente Ovejuna es la particular interpretación y desarrollo de tal idea. Así, falsea la historia y nos presenta a un impío tirano asesinado por la colectividad que toma el derecho natural como principal defensa y argumento para su acción.

El teatro lopesco ha sido determinante en la Literatura Española y Europea y merece la pena que dediquemos unas semanas a leer, al menos, las obras imprescindibles de nuestro teatro clásico, puesto que, al finalizar dicho repaso podremos comprender gran parte de la Literatura Española del XX y, si me apuran, también del cine español. El modo de hacer comedias impuesto por Lope revolucionó el mundo de la escena y algunos de sus versos los conoce hasta el más pintado, pues… ¿quién no conoce aquello de ‘Todos a una, Fuente Ovejuna’?, ¿quién no lo ha dicho alguna vez?, ¿cuántos de ésos han leído la obra? A leer se ha dicho.

Licencia | Formación sin Barreras
Índice | Todas las reseñas del blog

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +