Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Pantaleón y las visitadoras, de Mario Vargas Llosa

1. Breve biografía del autor.
Mario Vargas Llosa nació en Arequipa (Perú) en 1936. Se licenció en letras en la Universidad de San Marcos de Lima. Ha residido durante muchos años en Londres aunque recientemente ha acondicionando una vivienda en Madrid prestando especial atención a la biblioteca, según sus declaraciones. Su primera obra narrativa es un libro de relatos llamado Los jefes (1959) con el que obtuvo el Premio Leopoldo Alas. Su obra más cuidada y estudiada es La casa verde (1966) una magnífica novela en donde confluyen historias simultáneas. Don Mario publicó Pantaleón y las visitadoras (1973) tras un largo proceso de escritura y reescritura que, según cuenta, le divirtió mucho. Tras presentarse a las elecciones presidenciales en 1990 para derrotar a Fujimori y perderlas estrepitosamente, abandonó Perú, a partir de aquí ejercerá una fuerte oposición al gobierno de Fujimori que le calificará de traidor. Mario Vargas Llosa es miembro de la Real Academia Española de la Lengua y fue Premio Príncipe de Asturias 1986 y Premio Cervantes en 1995. Otras obras del autor son: Conversación en la catedral (1969), La tía Julia y el escribidor (1979), La ciudad y los perros (1963) o La fiesta del chivo (2000).

2. Contexto literario de la obra.
La obra aparece en la década inmediatamente posterior a la del ‘Boom’ aunque se encuentra inmersa en la febril actividad editorial que tiene lugar en la Hispanoamérica de esos años. La diversidad de tendencias, formas narrativas y modelos literarios es tal, que se hace difícil establecer una serie de pautas que nos permitan descifrar la literatura de esta época, no obstante podemos apuntar que se ha superado ya el modelo naturalista y aparece una desintegración de formas que hacen de la novela un collage que el lector ha de recomponer en su mente para dar sentido unitario a las diversas líneas argumentales y temporales que confluyen en la novela exigiendo al lector que pase de un plano pasivo a uno activo.

3. Comentario de la obra.
Vargas Llosa asegura que aprendió de Faulkner que ‘todas las historias pueden ser las mejores y las peores del mundo, según las palabras en que se encarnan’, nada más cierto. La narrativa de Vargas Llosa es en sí un magistral ejercicio lingüístico pues recopila multitud de voces andinas y giros regionalistas que pueden llegar a hacer dificultosa la lectura de sus obras para el lector peninsular si no se posee un buen diccionario de hispanoamericanismos (léanse Lituma en los Andes o La casa verde) sin embargo no es Pantaleón y las visitadoras una obra lingüísticamente complicada, ni siquiera argumentalmente, de hecho, me atrevería a decir que es de las obras más sencillas de don Mario. Esta aparente sencillez pretende ser un elemento que facilite la asimilación de la crítica social e institucional que contiene la obra.

Pantaleón, un personaje entregado en vida y alma a su profesión de militar, recibe la misión de crear y mantener operativo un servicio de visitadoras. El motivo de tan sorprendente misión es la gran cantidad de violaciones que comete la soldadesca, por lo que con la creación de este especialísimo servicio se espera apaciguar la excitación de la tropa. Por descontado, la relación que el ejército tiene con la misión de Pantaleón debe quedar en la más absoluta reserva, aunque no tarda en ser un secreto a voces. A partir de aquí Mario Vargas Llosa aprovecha las rocambolescas reacciones que se producen en torno a Pantaleón para mofarse de amplios sectores de la sociedad peruana. Aspectos como la manipulación que ejercen los mass media, la superficialidad del pueblo, el control que intenta tener la iglesia sobre la sociedad, la credulidad de las gentes, son criticados por el autor. Así, la novela tiene varios momentos estelares y que resultan -gracias al buen hacer de Vargas Llosa- francamente cómicos -y antológicos-. Ejemplo de ello es la misiva que el jefe del Cuerpo de Capellanes envía a sus superiores para informar de su dimisión por no entender cómo el ejército ha podido concebir antes un cuerpo de prostitutas itinerante que uno de capellanes.

La misión de Pantaleón lo desborda hasta fagocitarlo, pues descuida a su mujer y se encama con una de las visitadoras que terminará por hacerle perder el juicio y dejar en evidencia al ‘honorable’ ejército peruano; no obstante el autor aprovecha este giro argumental para ofrecer al protagonista la posibilidad del reencuentro familiar.

Estilísticamente, Vargas Llosa hace uso en esta novela de uno de sus recursos más característicos, pues mientras dos personajes conversan, se producen una serie de intromisiones o interferencias textuales que son producto de las vivencias anteriores del protagonista pero que aparecen -a los ojos del lector- como parlamentos de un tercer personaje no presente. Hay, así, un solapamiento espacio-temporal donde las oraciones que evoca la mente del protagonista tienen tanta relevancia y presencia como puedan tenerlos los parlamentos de los personajes que están dialogando.

Pantaleón y las visitadoras es una novela miscelánea en la que el discurrir narrativo queda interrumpido con las misivas que los personajes se envían entre ellos o con noticias aparecidas en prensa y radio. Cada uno de estos elementos contribuye a caracterizar y enfatizar el carácter paródico de esta magnífica y amena novela.

En el prólogo del autor a la obra, Vargas Llosa asegura que la novela está basada en un hecho real y que cuando la obra comenzó a gozar de fama recibió una llamada del propio Pantaleón Pantoja pidiéndole una cita para que le explicase cómo conoció la historia del servicio de visitadoras. Asegura don Mario que se negó en rotundo, fiel a su ‘crencia de que los personajes de la ficción no deben entrometerse en la vida real’. Ahí es nada.

Licencia | Formación sin Barreras
Índice | Todas las reseñas del blog

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +