Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

La vida es sueño, de Pedro Calderón de la Barca

1. Breve biografía del autor.
Pedro Calderón de la Barca nace en Madrid en 1600. Sabemos que en 1614 ingresa en la Universidad de Alcalá de Henares y recibe clases de lógica y retórica, para, posteriormente, iniciar estudios eclesiásticos en la Universidad de Salamanca. Su primera obra dramática es Amor, honor y poder (1623) y, un año después de su obra más profunda, La vida es sueño (1635), escribe su famosísima El alcalde de Zalamea (1636). Sabemos que el autor combatió en diversas batallas tras la insurrección de Cataluña y existen sospechas de que pudo haber combatido, tiempo antes, en el Milanesado, aunque esto no se sabe con certeza. En 1644, al morir la reina Isabel de Borbón se clausuran los corrales de comedias y, durante ese tiempo, Calderón se dedica a escribir autos sacramentales. Pedro Calderón de la Barca es un autor famoso y sus obras se representaron en toda Europa. Se ordena sacerdote en 1651 y será a partir de entonces cuando abandone casi por completo las comedias y se dedique de lleno a escribir autos sacramentales y obras para entretener a la corte. Calderón muere en Madrid en 1681. Otras obras del autor son: La dama duende (1629), El príncipe constante (1629), El golfo de las Sirenas (1657) o Hado y divisa de Leónido y Marfisa (1680).

2. Contexto literario de la obra.
El teatro de Calderón de la Barca se distancia del teatro lopesco en cuanto a escenografía se refiere puesto que Calderón escribía sobre todo para entretenimiento de la corte. Así, las innovaciones escenográficas y de tramoya que tienen lugar durante el Barroco son incorporadas al teatro calderoniano. Apreciamos dos etapas en la trayectoria dramática del autor. En un primer momento condensa y pule lo que ya propusiera Lope de Vega en su Arte nuevo de hacer comedias (1609). En un segundo momento se produce una evolución al fundir lo ideológico y lo escenográfico eliminando los elementos realistas y potenciando lo simbólico y lo poético. Podemos decir sin temor a equivocarnos que La vida es sueño (1635) es la obra teatral más importante de todo el Barroco europeo.

3. Comentario de la obra.
Como asegura José García López, ya en los primeros versos de La vida es sueño puede apreciarse ‘la abundancia del elemento metafórico, el sentido hiperbólico de las imágenes [y] las referencias a la mitología’. Desde el comienzo mismo de la obra el espectador (o, en su caso, el lector) siente que está ante una obra que no dejará de sorprenderlo; el desconcierto inicial que sufre está potenciado por la deliberada alteración del orden lógico de secuenciación de acontecimientos, pues la obra comienza de modo ciertamente violento. Así este inicio in media res posee palabras que desconcertarán al espectador casual actual (aunque no eran tan sorprendentes para el espectador culto del Barroco), sin embargo el efecto dramático está ya conseguido y el autor tiene al espectador a su merced.

La complejidad que entraña La vida es sueño hace que sea imposible analizar la obra debidamente en apenas unas líneas. Sin embargo quisiera hacer notar que el desengaño existencial que sentía el hombre del Barroco motiva la idea de caducidad de las cosas y la apariencia engañosa de la realidad (todo ello lo podemos observar en la obra). Además, en el texto, se entrecruzan multitud de problemas filosóficos tales como la educación, la voluntad del hombre que lucha contra el destino o el valor de la vida humana. El significado de la obra lo expone de modo muy conciso Ciriaco Morón: ‘Toda la estructura de la comedia se resume en la lucha por presentar distintos aspectos de la violencia en torno a dos focos: una mujer noble sin honor, y un futuro rey sin la debida educación’. Así, Segismundo, una víctima de las creencias astrológicas de su padre, habrá de luchar contra el destino para demostrar su valía. Por otro lado, Rosaura tiene un doble papel, pues participa en las dos tramas entrelazadas que contiene la obra. Ella desea guardar su honor y con esto motiva el planteamiento relacional que se establece entre los personajes. La intriga amorosa que contiene la obra ha sido vista por parte de la crítica como un elemento que desvirtúa la trascendencia del tema principal. Sin embargo, uno de los grandes aciertos de Calderón fue el de crear dos dramas que se entrecruzan continuamente y que tienen en Segismundo su nexo de unión. Tradicionalmente se ha visto a Basilio como una figura trágica pues, a pesar de que encerró a su hijo en una torre (hecho absolutamente impropio de un rey y que delata su bajeza moral), el reino se verá ensangrentado y él a los pies de su hijo, cumpliéndose, por lo tanto, las temidas predicciones, si bien, lo que ha motivado que lleguen a realizarse estas predicciones es la voluntad del rey de negarle a su hijo la necesaria educación que precisa un príncipe. Calderón vuelve a dar una muestra de su brillantez al crear a Clarín, un ‘gracioso’ en extremo ridículo e indigno para, posteriormente, darle una muerte trágica, así, en palabras de Andrés Ibáñez, ‘le reviste de una inesperada gravedad filosófica’.

La obra es muy rica en significados y centrarnos sólo en uno ignorando los demás o primando unos sobre otros es desperdiciar su valía. Es tanta la variedad de lecturas que permite que, continuamente, se publican nuevas y diferentes interpretaciones de este clásico. Mucho tardaría el teatro español en presentar una obra que mínimamente se pudiera comparar con La vida es sueño en cuanto a calidad literaria se refiere, algo que no nos debe de extrañar pues estamos ante una de las mejores obras de teatro de toda la literatura universal. Algunos de los versos de esta magnífica obra teatral se han incrustado en la cultura popular, y si no… ¿quién no recuerda estos bellísimos versos?: ‘Yo sueño que estoy aquí / destas prisiones cargado, / y soñé que en otro estado / más lisonjero me vi. / ¿Qué es la vida? un frenesí; / ¿qué es la vida? Una ilusión, / una sombra, una ficción, / y el mayor bien es pequeño; / que toda la vida es sueño, / y los sueños, sueños son.’

Licencia | Formación sin Barreras
Índice | Todas las reseñas del blog

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +