Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Maestro GNU #22: La webcam

La webcam es uno de los objetivos más deseados por todos aquellos que quieren atacar su ordenador para inmiscuirse en su intimidad. Sin lugar a dudas, la webcam es el punto más débil de la muralla que aisla su privacidad del mundo exterior en un entorno digital. Imagine lo jugoso que puede ser para algunas personas saber cómo es su vida privada, de qué habla con su familia, cuál es su postura ante temas sobre los que no le interesa que se sepa su verdadera opinión o que puedan obtener fotografías y vídeos de usted desnudo o en ropa interior. Sepa que, para un hacker (o un gobierno), es relativamente sencillo acceder a la cámara web de su ordenador, activarla sin que usted se dé cuenta (pues en el sistema no aparecerá ningún aviso) y ver qué es lo que está haciendo. En la cámara no se encenderá ninguna luz indicando que haya actividad alguna pero usted puede estar transmitiendo vídeo y/o audio a un servidor externo. Sepa que suele ser muy fácil, sólo se requiere que su ordenador quede infectado por un pequeño programita y esto se puede conseguir con un poco de ingeniería social, mientras visita su sitio web favorito o, incluso, páginas en las que, por lógica, debería confiar. En estos casos, suelen utilizarse, para hackear su webcam, capas invisibles con botones transparentes que se superponen sobre lo que debería ser una página web confiable. Por todo ello, gire la cámara hacia la pared o tape el objetivo cuando no la utilice aunque lo más indicado es que la desconecte siempre que no la necesite usar. Este consejo también es aplicable a los dispositivos móviles. Recuerde que nunca se es lo suficientemente precavido con la seguridad.
Coméntalo en: Twitter Facebook Google +