Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

La ortografía puede arruinar tu producto

Buscando un juego de ajedrez en Google Play de Android, apareció una aplicación cuyo nombre captó mi atención al instante. Las aberturas del ajedrez (sic) se llama la aplicación. Cualquier jugador de ajedrez, por modesto que sea su coeficiente ELO, suele dedicar bastante tiempo a practicar y estudiar las secuencias de movimientos que se hacen al comienzo de la partida, conocidas como aperturas, no «aberturas», ya que es imprescindible dominarlas si se desea encarar con un mínimo de garantías el medio juego.

Por ello, si uno va a gastar su dinero en una aplicación que le enseñe y ayude a mejorar cómo plantear una partida de ajedrez, el nombre de la aplicación que nos ocupa puede generarle mucha desconfianza, tanta que es muy probable que no la compre, escriba una entrada sobre ella, o le ponga una cruz a todos los productos de esa empresa al pensar que pueden ser poco serios.

Aunque la RAE permite usar «abertura» con el sentido de «acción de abrir» y, a pesar de que también he encontrado, con una búsqueda rápida en Google, más referencias a estas aberturas ajedrecísticas, considero este uso como vulgar ya que, precisamente, el diccionario de la Real Academia recoge, en la sexta acepción de la palabra «apertura» este conjunto de primeros movimientos en una partida de ajedrez.

A menos de que la aplicación sobre la que trata este post, haga un original y novedoso enfoque sobre las aperturas y las «aberturas», que le hayan puesto semejante nombre me produce una enorme desconfianza en cuanto a su rigor y no la compraré.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +