Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Manipulación lingüística: ¿español o castellano?

Con cierta frecuencia, conocidos, amigos y alumnos me suelen preguntar si nosotros hablamos español o castellano y qué diferencia hay entre ambas denominaciones. Me lo preguntan expectantes, como esperando una controvertida respuesta que dé pie a un acalorado debate sobre la política nacional, el fútbol y otros temas aledaños que absolutamente nada tienen que ver con el lenguaje. Quizá por ello, se sorprendan en cierta medida cuando les contesto que, simplemente, son sinónimos. Dando un leve respingo, suelen decir: ‘¡Ah!… ¿Y ya está? ¿Son sinónimos?’. ‘Sí’, respondo. Fin del debate.

Como ya he dicho anteriormente, en esta serie de posts sobre manipulación lingüística, los políticos son especialistas en crear barreras. Curioso, ¿verdad? En lugar de buscar la unión entre los pueblos y el bienestar social, persiguen réditos políticos creando diferencias que les permitan ganar elecciones. Suele funcionar muy bien: los de aquí contra los de allí y los de allí quieren todo lo que hay aquí, no les dejaremos porque los de allí no nos entienden, nosotros no somos como ellos, somos diferentes, por eso no les gustamos, parecen odiarnos. ¿Les suena? Nada que ver con el idioma, ¿verdad?

Nos dicen que debemos utilizar el término ‘castellano’ cuando hablamos de las diferentes lenguas de la península, sin embargo, español y castellano son sinónimos de una misma lengua y punto. Todo lo demás son atributos interesados que han sido impuestos por una parte de la clase política o por sus seguidores con el fin de diferenciar lo que no es diferente. El español es el castellano y a la inversa. Y es que, cuando alguien me dice que habla castellano entiendo exactamente lo mismo que si dijera que habla español. Sin artificios, sin consideraciones políticas, territoriales, históricas o sociales.

¿Ven qué potente es la manipulación lingüística?

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +