Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Día del libro en Stratford Upon Avon

Hace un par de años estuve visitando varias ciudades de Inglaterra con mi familia y decidimos programar la visita a Stratford Upon Avon, el pueblo natal de William Shakespeare, para hacerla coincidir con el Día del libro (la elección del 23 de abril como Día del libro se debe a que los escritores Miguel de CervantesWilliam ShakespeareInca Garcilaso de la Vega fallecieron el mismo día del año 1616). He de confesar que fue toda una experiencia.

En la casa natal del escritor, había actores vestidos de época que contaban, de una forma muy amena, cómo había sido la vida de William Shakespeare en Stratford Upon Avon y cómo vivía su familia. Después, salimos a los jardines y allí había representaciones teatrales de algunos fragmentos de sus obras más representativas. Lo cierto es que está muy bien montado porque al terminar la visita, además de ser realmente entretenida, uno sale con la impresión de haber entendido muy bien el contexto en el que se desarrollaron los primeros años de vida de Shakespeare.

Si se está en la ciudad natal de William Shakespeare, es obligado visitar su tumba en la Holy Trinity Church, tumba que cuenta con la famosa inscripción ‘Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos’. Quizá sea esta maldición la que ha impedido que los restos del escritor hayan sido trasladados a Poet’s corner, en la abadía londinense de Westminster. Sin duda, el Día del libro de 2009 fue uno de los más especiales de mi vida.

El Día del libro de este año, no lo pasaré haciendo turismo (una de mis grandes aficiones), lo disfrutaré en casa, terminando la trilogía Millenium de Stieg Larsson en el Kindle. Como conté hace tiempo en este blog, hace mucho tiempo que no compro libros en papel, no tengo sitio en casa para ponerlos y, además, me da la misma pereza ir a la librería a comprar libros que adquirir entradas para el teatro en la taquilla o comprar un billete de avión en una agencia de viajes.

En el Kindle, tengo muchísimas obras en un dispositivo que casi no ocupa espacio y cuya batería dura un mes, incluso si se hace un uso intensivo del aparato. Tal es así que ya no salgo de casa sin él, de hecho, cuando estoy frente al ordenador, envío al Kindle todos los artículos (generalmente bastante extensos) que quiero leer cuando esté fuera de casa. Además, tengo los libros de texto metidos en el Kindle así como una lista considerable de libros esperando para ser leídos. Sin duda, una de las mejores compras que he hecho en los últimos tiempos. En fin, por mi parte… feliz Día del libro… digital ;)

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +