Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Los retos a los que se enfrenta la RAE

Es un hecho que la web de la Real Academia Española parece sacada del siglo pasado, tanto en su diseño como en su funcionalidad. El papel es el enemigo de las palabras y el diccionario de la RAE no es más que un mero cortapega de su versión en papel. De verdad que siento decir esto pero tal y como está el diccionario de la RAE, no me sirve, no es útil, no es funcional, está anquilosado en un concepto caduco y anticuado de manejo de la información, es rígido y no permite ser utilizado de un modo lógico. La versión online no recoge el concepto de versatilidad propio de la información en un ámbito digital y por ello, propongo a la RAE que acometa con carácter de urgencia estas reformas en su diccionario:

  1. Potenciación del buscador del diccionario, ya que es inservible en la actualidad.
  2. Mejora en los enlaces. Interconexión de los términos lingüísticos o técnicos que hay en las definiciones.
  3. Desarrollo morfológico de verbos, adjetivos, nombres…
  4. Mejora del diccionario en tiempo real sin tener que esperar a la aparición de nuevas ediciones.
  5. Posibilidad de ver sinónimos y antónimos dentro de cada entrada.
  6. Actualmente, el conjugador de verbos está incompleto y esto debe ser resuelto. Faltan tiempos verbales como los pretéritos perfectos tanto de indicativo como de subjuntivo
  7. Mejora en la maquetación del paradigma verbal.
  8. Posibilidad de desglosar morfológicamente cada una de las formas verbales del paradigma.
  9. Posibilidad de disponer de una herramienta de separación silábica.
  10. Posibilidad de interactuar en tiempo real con los diversos mecanismos de creación de palabras (derivación, composición, etc.).
  11. Ejemplos de uso de cada palabra en contextos reales (diarios, televisión, etc.).
  12. Ejemplos de uso de cada palabra en contextos literarios.
  13. Ejemplos de uso de cada palabra a través del espacio y del tiempo (diacronía-sincronía).
  14. Ejemplos de uso de cada palabra en tiempo real en las redes sociales (por ejemplo, en Twitter o en blogs).
  15. Ficheros de audio con la pronunciación de la palabra en las diferentes zonas del mundo.
  16. Posibilidad de consultar campos semánticos construidos en tiempo real a partir de una palabra dada
  17. Tener la posibilidad de explorar las conexiones semánticas de un término con otros de su campo semántico.
  18. Implementación del Diccionario de dudas en el propio Diccionario de la RAE.
  19. Implementación del Diccionario etimológico en el propio Diccionario de la RAE.
  20. Posibilidad de consultar el término buscado en textos literarios, periodísticos y científicos.
  21. Estadísticas de búsqueda del término.
  22. Estadísticas de frecuencia de uso en los diversos ámbitos, contextos, niveles de lengua, etc.
  23. Aclaración contextual del significado de las abreviaturas utilizadas en el diccionario.
  24. Historial de búsquedas personal (con registro en la web de la RAE).
  25. Poder marcar palabras como favoritas.
  26. Botón de ‘compartir’  la información de cada palabra en las redes sociales.
  27. Poder buscar palabras que empiecen o terminen por un grupo de letras determinado. (Aportación de @SilviaGongo).
  28. Poder buscar palabras que, empezando o terminando por ciertas letras, sean llanas, agudas o esdrújulas. (Aportación de @SilviaGongo).
  29. Implementar en el diccionario la búsqueda por definición utilizando el diccionario ideológico de Julio Casares. (Aportación de @jmesa65).
  30. Implementar un diccionario combinatorio dentro del DRAE. (Aportación de @jmesa65).

Además, la RAE, en general, debería aportar a la comunidad hispanohablante de forma gratuita porque no se entiende que haya que pagar por tener acceso a algo tan esencial como a las reglas que rigen nuestro idioma. En mi opinión, la RAE debería dar un servicio gratuito, útil y significativo a alumnos, profesores y ciudadanos en general. Algunas ideas son:

  1. Acceso online a la gramática española.
  2. Acceso online a la ortografía española.
  3. Publicación de las revisiones de la gramática y la ortografía en tiempo real.
  4. Acceso online, a través de aplicaciones específicas para dispositivos móviles.
  5. Acceso gratuito online a los fondos bibliográficos de la RAE.
  6. Foro de discusión público. (Aportación de @marialasprilla).
  7. Consultorio lingüístico online de la propia RAE. (Aportación de @marialasprilla).
Coméntalo en: Twitter Facebook Google +