Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Ning cierra el grifo

Tenía pendiente hablar sobre el cierre de los servicios gratuitos que hasta ahora ha venido ofreciendo Ning y no quería dejar pasar más tiempo sin hacerlo ya que movimientos como éste evidencian que los usuarios deberíamos pensar dos tres veces qué servicios usamos en la red para alojar y administrar nuestros datos. Ning es un generador de redes sociales que ha sido y es usado por muchísimos profesores y centros educativos para crear tanto redes profesionales como de estudiantes. Los administradores de estas redes se verán obligados a pagar si quieren que su trabajo no se pierda, migrar a otra plataforma o, lamentablemente, cerrar definitivamente la red social. En mi caso, veo justo pagar por los servicios online que merecen la pena y si el precio es competitivo (lo sabremos el próximo 4 de mayo), quizá sea una buena opción seguir en esta plataforma antes de comenzar todo el proceso de migración a otro servidor.

Como ya he expuesto en alguna ocasión, siempre he optado porque el usuario tenga el control de los archivos y de las bases de datos de su web, blog o red social porque decisiones como ésta pueden darnos más de un quebradero de cabeza. Ning ha intentado sustentar su modelo de negocio trayendo a una enorme cantidad de usuarios que generen el suficiente tráfico como para que se obtengan los ingresos suficientes para mantener el servicio. Sin embargo, en el caso de Ning, esto no ha sido posible a pesar del éxito del servicio que ofrecían. Ahora bien, es verdad que no desaparecerá como tal sino que se convertirá en una plataforma de pago y, llegados a este punto, hay que considerar varios factores:

  1. Aunque nos pueda parecer una verdadera fanfarronada, no hay que olvidar que se trata de una empresa que trabaja para ganar dinero y, por ello, no deberíamos depositar nuestra confianza al 100% en servicios completamente gratuitos, mucho menos si éstos generan una cantidad de tráfico considerable.
  2. En internet, cada vez que un servicio comenzó siendo 100% gratuito y, posteriormente, se pidió a los usuarios que pagaran por lo que, hasta el momento, había sido gratis, no transcurrió mucho tiempo hasta que llegara la debacle, el ejemplo más evidente lo tenemos en Napster.
  3. Por otro lado, lo bueno de tener tu web, blog o red social en el servicio más popular es que las soluciones, en muchas ocasiones, aparecen solas y no tardarán en surgir métodos de exportación del contenido hacia otras plataformas (los administradores de Ning ya anunciaron que ellos mismos pondrán a disposición de los usuarios métodos de exportación que faciliten la migración de los contenidos). Ahora bien, si migramos nuestras bases de datos a otro lugar, nadie nos dice que no vayamos a encontrarnos, en el futuro, con un nuevo cerrojazo. Por ahora, sabemos que PosterusGrou.ps y Grouply ya han anunciado que permitirán la importación de las redes alojadas en Ning.
  4. Si estábamos a punto de crear una nueva red social y no tenemos idea de cómo montarla en un servidor propio, existen algunas alternativas: Yuku, Elgg (quizá la que más me gusta y ofrece la posibilidad de alojarlo tanto en sus servidores como en servidor propio) o el propio Facebook (que no me gusta nada). De obligada lectura es el artículo escrito por Juan José de Haro en el que realiza una comparativa muy útil sobre las diferentes redes sociales que se pueden usar en el contexto educativo.

¿Puede pasarle lo mismo a Wordpress? Sin duda puesto que nada es imposible (aunque parece más complicado que ocurra porque se trata de una fundación que recibe enormes cantidades de dinero en forma de donaciones para continuar con el desarrollo del CMS) y es que, cuando uno lleva un tiempo en la red, comprende que no hay nada para siempre y que, cualquier servicio, tarde o temprano, puede desaparecer (¿quién no recuerda, por ejemplo, la desaparición de los obsoletos índices de páginas web que había en Terra, Yahoo o Ozú?). En otras ocasiones, son las propias compañías las que toman decisiones que nos afectan hasta unos límites difícilmente imaginables, para muestra, un botón: imaginemos que Microsoft, harta de todas las copias piratas que hay de su sistema operativo toma la decisión de lanzar una actualización que analice cada Windows y, si descubre que el usuario utiliza una copia sin licencia, dicha actualización pasará a corromper e inutilizar todos los datos (documentos, fotos, mp3, archivos, presentaciones, zips…) que hay en el disco duro. ‘No se atreverán a semejante barbaridad’, pensará la mayoría de los lectores de este blog. Pues se atrevieron y lo hicieron con su plataforma de videojuegos XBOX360. Analizaron mediante una actualización qué consolas usaban discos duros ‘no oficiales’ e inutilizaron el disco duro de las mismas en todos los casos en los que descubrieron que los usuarios habían hecho ‘acciones ilegales’. Sería como si el servicio técnico de tu marca de coches te dice que tu coche va a quedar inutilizado por haberlo reparado con un repuesto de una marca de la competencia a pesar de que todos sus sistemas funcionen. De locos.

Pero no nos desviemos del tema, que desde luego, da para mucho. Bajo mi punto de vista, la mejor opción a la hora de crear una red social educativa pasa por hacerlo en un servidor contratado para el efecto, cierto es que estaríamos en la misma tesitura en la que nos pone Ning, es decir, pagar por el servicio, pero al menos, uno puede controlar totalmente los datos que tanto trabajo nos ha costado crear y mantener. Una red social ubicada en nuestro propio servidor puede ser configurada completamente a nuestro gusto y nos iniciaremos en una aventura apasionante con la que aprenderemos muchísimo. En este blog ya he comentado cuál es uno de los métodos más sencillos para llevar a cabo el proyecto de crear una red social educativa y recomiendo nuevamente su lectura. Espero que esta guía sea de utilidad.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +