Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Profesores internacionales y las TICs

A lo largo de este verano he impartido varias conferencias sobre cómo influyen las nuevas tecnologías en la enseñanza. Las reacciones de los asistentes fueron muy positivas y bastante reveladoras.

Quizá, las más numerosas y las que más me han gustado son las que se centran en las dos diapositivas que siguen a continuación y que forman parte de la presentación principal. Muestran el modo en el que los bancos de información se han visto afectados por el acceso a los mismos de la gran masa social mundial y de su capacidad para aportar nuevos datos e, incluso, modificar los ya existentes. Hasta ahora, el profesor se formaba en la universidad y en los cursos de posgrado para, una vez trabajando, continuar en los programas de formación continua del profesorado. Básicamente, el profesor recibía la información y la trasmitía de un modo unidireccional a sus alumnos.

La enseñanza, antes

Sin embargo, en el mundo actual, donde el proceso colaborativo es la base del aprendizaje, el modelo tradicional  unidireccional no tiene ya tanto sentido aunque muchos profesores sigan usando internet como si fuese un grifo pues lo abren cuando tienen sed de conocimiento o necesitan algún dato cerrándolo cuando están satisfechos, siendo muy pocos son los profesores que aportan nuevo contenido. Esto se contrapone, en gran medida, con el uso de la red que hacen muchos alumnos: bajan información, la reconvierten, la adaptan y la vuelven a subir a internet. De hecho, podría darse el caso de que los profesores utilizasen para las clases información que han subido sus propios alumnos, debilitándose el vínculo profesor-estudiante al no comprender que muchos de sus alumnos saben perfectamente dónde encontrar la información, pero no saben muy bien qué hacer con ella ni discriminar la información útil de la que no lo es.

La enseñanza, ahora

Imaginemos el siguiente caso, un alumno especialmente interesado en la historia reciente de su país pregunta a su abuelo sobre su experiencia tanto en la guerra como en la posguerra y le pide que le dé su visión de aquel momento histórico, le cuente anécdotas y le describa cómo era su día a día. Así, de primera mano, obtiene una información tan valiosa e interesante que decide publicarla en un blog. Tanto le gusta cómo han quedado en internet las anécdotas de su abuelo que publica la dirección de ese blog en su perfil de Facebook y en foros relacionados con el tema. Comienzan a llegar muchas visitas, algunos de sus amigos tienen una cuenta en Twitter y comienzan a difundir la url del blog, tanto es así que se hace muy popular y comienza a aparecer en los primeros resultados en las búsquedas de Google, al poco tiempo, otras páginas de temática histórica comienzan a enlazar el documento recogido por el alumno sobre las vivencias de su abuelo. En un momento determinado, un profesor que ha de dar una clase sobre aquellos acontecimientos históricos encuentra el blog, copia una de las entradas y la pega en un nuevo documento, un texto que llevará a sus alumnos al día siguiente para leerla en la clase de historia.

Entonces, ¿qué papel juega un profesor en la educación de un estudiante acostumbrado a manejarse con soltura en el mundo digital? Lo hemos dicho muchas veces, habría que enseñar a manejar bien las herramientas de las que se dispone ya que los alumnos no saben usar la tecnología tanto como nos imaginamos, es cierto que muchos tienen un blog y usan programas de mensajería instantánea y Facebook pero, en muchos casos, no saben utilizar muchas más aplicaciones ni recursos. Habría que enseñarles a trabajar con toda esa información que pueden conseguir de forma sencilla cuando recurren a los buscadores y a las redes sociales discriminando la información útil y veraz de la que no lo es para que tanto a través de tareas individuales como colaborativas se llevasen a cabo proyectos susceptibles de poder ser publicados en internet y de ser comentados y/o modificados para enriquecerlos.

¿Es descabellado decir que habría que socializar los procesos de enseñanza entendiendo el término ‘socializar’ como un modelo colaborativo de aprendizaje que puede ser revisado, comentado, aumentado, reducido, corregido en tiempo real?

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +