Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

La enseñanza online

Hace unos días, Enrique Dans, publicaba en su blog una entrada sobre las virtudes de la enseñanza online en la que defendía la efectividad de los cursos con formato blended learning (modelo de enseñanza que, por ejemplo, es utilizado por los programas Sócrates de la Unión Europea), es decir, cursos semipresenciales que combinan las clases tradicionales con actividades de e-learning.

La idea de que la enseñanza online puede, a determinados niveles, superar en calidad a la tradicional resulta sumamente provocativa. Para instituciones como la nuestra [Instituto de Empresa], la evidencia lleva ahí mucho tiempo – los masters online son más caros y exclusivos que los presenciales – pero para el mercado, se trata de un estereotipo difícil de eliminar: durante muchos años, la ‘enseñanza a distancia’ era considerada un sustituto de baja calidad para aquellos que no podían, por la razón que fueran, acceder a la enseñanza tradicional.

La enseñanza online ya no es la próxima frontera en el mundo de la educación, sino que es el presente. Como siempre, las graves carencias en el manejo de nuevas tecnologías que tienen la mayoría de los titulados en humanidades hacen que, en nuestro país, apenas se estén dando los primeros pasos en la enseñanza de idiomas. Muy loable es el intento de Instituto Cervantes de implantar el Aula Virtual de Español (AVE) como centro de enseñanza online. Estamos ante una plataforma que puede ayudar de una forma efectiva a los estudiantes que desean profundizar en el estudio del español y complementar su formación presencial.

ave_icervantes

Sería un error, sin embargo, sustituir el aula física por espacios meramente virtuales en el ámbito de la enseñanza de idiomas, eliminar por completo las clases presenciales (alejándose del modelo blended learning), hace que el número de abandonos y de fracasos sea abrumador cuando se intenta aprender una nueva lengua. La desmotivación del alumno llega con rapidez y se produce principalmente por no poder poner en práctica lo que va aprendiendo, ya que no tiene compañeros con los que practicar y por la propia dificultad de aprender una lengua sin la ayuda de un profesor que guíe y corrija al alumno según avanza éste en la adquisición de su nueva competencia lingüística. Todo esto hace que, en gran medida, la enseñanza 100% online constituya un fracaso cuando evaluamos la efectividad del curso, el aprendizaje los estudiantes y la tasa de abandonos. Por fortuna, las dificultades de aprender a distancia, ya sea por fascículos o a través de internet, se reducen si existe una combinación de clases presenciales y clases basadas en e-learning. De ahí, hoy por hoy, la importancia del blended learning en la enseñanza de idiomas.

Afortunadamente, las tecnologías siguen avanzando y nos brindan nuevas oportunidades de poder practicar lo que se va aprendiendo. En los primeros cursos basados en e-learning que pude ver, allá por 1998, había lo que se llamaba, ‘la cafetería’, una sala de chat en la que los alumnos podían charlar sobre el curso, plantear dudas o comentar las actividades con otros compañeros y profesores. Estas ‘e-cafeterías’ siempre estaban vacías por varias razones, en muchos casos, tardaban bastante tiempo en cargar (ni las conexiones ni los ordenadores de los 90 son las de ahora) y por otro, lograr que varios alumnos de un curso de 20 personas coincidieran en el tiempo y el ciberespacio en ‘la cafetería’ era harto improbable. Este aspecto ha sido superado hoy en día como veremos a continuación.

Varios centros IH de España pusieron en marcha a comienzos de 2009 Formaciónele, una excelente iniciativa destinada a la formación de profesores de español como lengua extranjera, en el que los estudiantes trabajan de forma colaborativa en wikis, foros, portfolios y blogs lo que sí hace que el alumno pueda por un lado, practicar y, por otro, interaccionar con los demás compañeros de curso sin tener que recurrir en exclusiva a las consabidas ‘cafeterías’. La inmersión en el programa formativo es enorme y pueden conseguirse muy buenos resultados.

formacionele

El desarrollo de la plataforma Moodle (a la que ya he dedicado algunas entradas en este mismo blog) como plataforma de calidad que, además, es gratuita y open source hace que el desarrollo de los programas de formación online se hayan generalizado optando por la utilización de Moodle en detrimento de otras plataformas de pago como la famosa Blackboard.

El U.S. Department of Education, basándose en un millar de estudios empíricos acaba de publicar su Evaluation of Evidence-Based Practices in Online Learning: A Meta-Analysis and Review of Online Learning Studies (PDF, 93 págs, 814 Ks), cuya lectura es muy recomendable para todos aquellos interesados en el e-learning.

Los cimientos para el nuevo modelo de enseñanza hace tiempo que están puestos, ahora,estamos construyendo la primera planta. Los próximos años van a ser apasionantes.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +