Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

El podcast en la clase de idiomas

Soy un gran defensor de llevar los podcasts al aula. La realización de un programa de radio es una tarea enormemente provechosa para los alumnos ya que permite practicar la gramática, el vocabulario y la pronunciación de una forma muy natural al tiempo que se trabaja para elaborar un trabajo que puede ser muy útil para otros estudiantes de español si se prepara y programa cuidadosamente. Además, que pueda colgarse en un blog para que cualquier persona interesada lo descargue cuando y donde lo desee es algo muy motivador.

La idea de hacer algo útil -lo que es especialmente importante para mí al programar las actividades que les propongo a mis alumnos- encaja perfectamente en el formato del podcast, por ejemplo, sería fantástico si nuestros alumnos pudieran hacer un podcast comentando cómo superaron el choque cultural que sufrieron durante sus primeros días en España u otro en el que hablen sobre qué oportunidades da la ciudad en la que estudian.

Hoy, jueves, he dado una conferencia sobre ello en EI Salamanca.

De los comentarios que han surgido durante la presentación, me llamó la atención el siguiente: el profesorado puede llegar a considerar que hacer un podcast implica una cantidad de trabajo extra tal que no merece la pena embarcarse en esta aventura. Sin embargo, no creo equivocarme si afirmo que ningún profesor teclea los trabajos de sus alumnos ya que eso es una tarea propia de los estudiantes, que deben entregar los mecanografiados, entonces… ¿Por qué es el profesor el que debe hacer el trabajo de montar el podcast? ¿No sería mejor aprovechar y hacer que los alumnos practicasen los imperativos para dar instrucciones a sus compañeros de cómo llevar a cabo la actividad, que practicasen con las estructuras gramaticales de opinión para dar su parecer acerca de cómo está quedando el podcast, etc…? Es posible que el profesor, si no programa correctamente la actividad, se vea con un montón de trabajo por hacer pero también es verdad que puede animar a sus alumnos (antes de comenzar la actividad) para que aprendan a usar Audacity, reservándose para sí el trabajo que, en realidad, le corresponde: coordinar la actividad. Además, haciéndolo de este modo, abrimos la puerta a que los alumnos puedan ser autónomos y hagan nuevos podcasts por su cuenta. Mucho mejor esto que hacerles el trabajo directamente.

Otra de las dificultades que se han comentado, y esta sí es más complicada de solucionar, es que si hay que mover a un grupo medianamente numeroso de estudiantes de educación secundaria hasta el aula de tecnología, se pierde tanto tiempo que puede darse la clase por perdida. En este caso, cabría la posibilidad de proponer esta actividad a los alumnos que estén más interesados, tal y como hizo Jordi Fanals al proponer a sus alumnos el lanzamiento de la sonda Meteotek08.

¿Podremos escuchar en un futuro próximo algunos podcasts de alumnos que estudian español como lengua extranjera? Yo, así lo espero.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +