Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Nuestro papel como profesores ha cambiado

En la actualidad, todos los profesores saben lo importante que es enseñar a nuestros alumnos cómo sacar provecho de las virtudes que las nuevas tecnologías ofrecen para comprender, ahondar, avanzar e, incluso, convertirse en sujetos activos capaces de producir nuevos contenidos y materiales relacionados con la asignatura que impartimos. Para ellos, toda la información que nosotros conocemos está al alcance de un simple clic, es muy sencillo encontarla (y algo más complicado utilizarla). Tal es así que muchos de los profesores que, en los últimos años, hemos estado observando y analizando los cambios que han venido de la mano de la tecnología en el contexto educativo hemos señalado la importancia de enseñar a nuestros alumnos a discriminar en internet la información útil y veraz de la que no lo es para elaborar un programa de tareas que les permitan aprender usando la información que han seleccionado.

Sin embargo, es posible que nuestro papel como educadores cambie nuevamente mucho antes de que hayamos tenido el tiempo suficiente como para adaptarnos y acostumbrarnos a esta nueva situación que, por otro lado, no es más que un estadio intermedio entre el mundo antiguo analógico y el mundo digital pues se supone que el uso de un ordenador, tal y como lo conocemos ahora, está destinado a desaparecer al tener una estructura anticuada, complicada, de difícil uso y no portátil.

Después de analizar el invento que se presenta en el vídeo que sigue a continuación, es posible que la tarea de encontrar y seleccionar información relevante haya pasado a un segundo plano. Es posible, además, que tengamos que redefinir nuestro papel de educadores en los próximos años, es posible que el mundo analógico en el que nosotros nos hemos educado se vea cada vez más lejano y anticuado.

Probablemente, el papel del profesor esté a punto de cambiar nuevamente sin que nos haya dado tiempo a asimilar ni siquiera el cambio que ha traído internet y la web social (también denominada 2.0). Una cosa es segura, tendremos que estar atentos.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +