Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

El papel es el enemigo de las palabras

Con esta reveladora afirmación, Erin McKean intenta explicar cómo, desde el mismo momento en el que se imprime una palabra en un diccionario convencional, ésta comienza a marchitarse. El papel impreso impide que las palabras crezcan, se contextualicen, se muestren en toda su amplitud. Es muy posible que esta idea choque con lo que piensan muchos filólogos, gran parte de ellos, verdaderos integristas del papel impreso. Para nuestros alumnos de español, el diccionario es una herramienta imprescindible y cada vez es más frecuente verlos con diccionarios electrónicos puesto que pueden jugar con las palabras de un modo más versátil hasta dar con el significado correcto en un contexto determinado.

Creo que la mayoría de nosotros coincidimos en que es mucho más ventajoso usar un diccionario que permita relacionar unas palabras con otras que usar un diccionario que no nos brinde esa opción y, evidentemente, los diccionarios tradicionales en papel nos impiden trabajar de esta manera con las palabras.

Veamos la sensacional exposición que hace la lexicógrafa Erin McKean de cómo es y cómo debería ser un diccionario.

Así pues, un diccionario impreso es una herramienta unidireccional que refleja la postura o la ideología de sus autores puesto que las palabras son seleccionadas en virtud de lo que piensan que es correcto y lo que no, descartándose unas palabras y aceptándose otras y esto se extiende también a las definiciones.

Con la llegada de internet, el abanico de posibilidades que puede ofrecer un diccionario se amplía enormemente. Podemos añadir una extensa pluralidad de entradas, definiciones, fotografías, enlaces, contextos, e incluso vídeos (entre otras opciones) que ayudan a comprender el significado de una palabra concreta. Es interesante esta nueva forma de presentar la información ya que podemos navegar por los diccionarios mientras nos divertimos y aprendemos nuevo vocabulario.

Wordnik es el ejemplo de lo que Erin McKean explica en su ponencia. Es una maravilla e invito a los lectores de este blog a que prueben y busquen algunas palabras (en inglés, eso sí). Entusiasma ver lo que da de sí una simple búsqueda.

Wordnik

Hace un par de semanas, Shotaro, un alumno japonés de nivel A1, me dijo una frase de esas que te hacen pensar: ‘Sin diccionario no hay vida’. El diccionario es la herramienta más valiosa para el estudiante que está en una situación de inmersión lingüística. y es una lástima no poder ofrecerles algo similar a Wordnik en español. Quizá es hora de ponerse ya, manos a la obra.

Fuente | pjorge
Enlace | Dictionary Evangelist
Enlace | Wordnik

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +