Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Don Quijote no vive dentro de un molino

Cuando uno programa cualquier actividad destinada a estudiantes extranjeros, son múltiples los factores que deben analizarse para que esta actividad resulte atractiva y útil al tiempo que permite a los alumnos alcanzar los objetivos del curso.

Así pues, situémonos en el lugar de un alumno estadounidense, un alumno universitario con un nivel alto de formación e interés por la historia, por ejemplo. Tal es así que, en su país, ha visitado gran parte de los lugares históricos. De hecho, algunas de sus experiencias más queridas son sus visitas a dos de los más importantes campos de batalla de la Guerra de Secesión (Gettysburg, en Pensilvania y Manassas, en Virginia). Los antiguos campos de batalla de la Guerra Civil estadounidense son ahora parques nacionales donde el visitante puede recrear cómo vivían los soldados comiendo lo que ellos comían, haciendo la instrucción y durmiendo tiendas de campaña similares, todo ello con el colofón de una magnífica recreación final de una batalla entre las fuerzas conferedaras y las de la Unión, con casi 3.000 actores y 18.000 personas viendo el espectáculo. Este alumno, cuando llegó a casa tras la visita, seguro que tenía una muy buena idea de cómo era la vida en la época y seguro que se sintió muy motivado para seguir estudiando acerca de ese momento histórico.

Pues bien, ahora ese estudiante se encuentra en España, en un autobús camino a La Mancha. Visitará Consuegra, Campo de Criptana, El Toboso y otras localidades manchegas para comprender mejor la obra que está estudiando.

Molino de viento en Campo de Criptana

Si no programamos bien la actividad es muy posible que resulte un pequeño fracaso. En La Mancha, en principio, uno no puede ponerse en la piel de Don Quijote y Sancho, subirse a un caballo y recorrer parte de la Ruta del Quijote para comprender la obra, la cultura y, además, disfrutarla. Así mismo, no nos vamos a encontrar con Don Quijote dentro de un molino, con esto quiero decir que no hay nada espectacular dentro de esta edificación excepto el mismo molino en sí, no suele haber actores que recreen pasajes del Quijote amenizando la visita, no hay batallas con odres de vino ni barbacoas cercanas para degustar los productos de la tierra.  Si este alumno esperaba vivir algo como lo que vivió en los campos de batalla estadounidenses se va a llevar un buen chasco.

En nuestra mano está, transformar el sobrio paraje manchego en un sitio verdaderamente atractivo para unos estudiantes acostumbrados al espectáculo. En primer lugar, si es posible, deberíamos escoger la fecha idónea, mediados de agosto, puesto que en Consuegra se recrea una sensacional batalla medieval. Lamentablemente, esto tiene dos inconvenientes: en primer lugar, la mayoría de los alumnos estadounidenses vuelve a casa en Agosto y, en segundo lugar, para ellos es muy difícil soportar el calor de agosto en La Mancha. Así pues, casi siempre esta excursión tendrá lugar en invierno o en primavera.

Estatua Don Quijote en El Toboso

A pesar de que nuestros alumnos están acostumbrados a visitas donde se vive una experiencia que queda grabada a fuego en sus mentes es sencillo hacer de la Ruta del Quijote una visita que merezca la pena y sea recordada con cariño. Primero, deberían contar con información previa de lo que se van a visitar, y después, durante la visita, con actividades comunicativas, divertidas y muy dinámicas en los mismos monumentos y lugares de visita. Comer migas, pisto, queso y otras exquisiteces es, además, imprescindible. Un buen sitio para ello es, por ejemplo, la Venta Don Quijote, en Puerto Lápice. Además, puede organizarse un concurso fotográfico e, incluso, si se dispone del suficiente tiempo, haber ensayado (de forma previa) un teatrito con un pasaje del Quijote y representarlo en un descanso junto a los molinos.

Programar actividades para estudiantes internacionales supone que debemos hacer una reflexión previa para que sea útiles, interesantes y divertidas, lo que difiere notablemente  de unas culturas a otras.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +