Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Atando cabos, docentes de ELE en transición

Hace unos días José Ramón Rodríguez publicaba un artículo sobre la influencia de las nuevas tecnologías en los docentes de ELE. El tema me interesa mucho por lo que, tras charlar con José Ramón, decidimos colaborar para escribir juntos una segunda parte enfocada en las herramientas que los profesores tienen a su disposición en la red y su aplicación al contexto educativo estudiando tanto sus virtudes como las dificultades que presentan.

Add Me

Partiendo de la web social como entorno de colaboración para llevar a cabo proyectos de gran calibre, el artículo de José Ramón arranca con la siguiente pregunta:

¿Cómo se pueden conectar las personas y los ordenadores para, de esa forma, actuar de modo más inteligente que cualquier individuo, cualquier grupo o cualquier ordenador lo haya hecho antes?
La respuesta pasa por analizar los conceptos de participación, colaboración, creación, conexión, horizontalidad, intercambio, inteligencia, conocimiento y construcción.

El uso generalizado de internet ha traído un cambio de mentalidad y costumbres que ha traspasado las fronteras de la propia red y se está instalando en nuestra sociedad, fundiendo, con frecuencia, el `yo digital’ con el ‘yo real’, de hecho, no es arriesgado pensar que estamos ante un nuevo Renacimiento cuyos primeros pasos se están dando en estos momentos.  En este nuevo escenario de colaboración, la fuerza individual de cada persona se potencia enormemente con el uso de las redes sociales (Facebook, Twitter, y otras).

Precisamente algunos de los individuos que tienen ‘una fuerza creativa suficientemente poderosa’ se han puesto en marcha para afrontar los retos del mundo actual. Las nuevas tecnologías son una realidad y ya no son nuevas. Elegir si usar las nuevas tecnologías en el aula no es una opción, debe ser un imperativo. ¿Y la docencia todavía se puede mantener conscientemente al margen de todo esto? ¿Acaso no podemos integrar estas herramientas en nuestras programaciones curriculares? Miremos un momento al ámbito de la enseñanza-aprendizaje de E/LE y, concretamente, al enfoque por tareas.

Estas dos últimas cuestiones son las que intentaremos resolver en la segunda parte del artículo que aparecerá en unos días.

Enlace | Atando cabos I Enlace | Atando cabos II
Enlace | Atando cabos III
Enlace | Atando cabos IV
Enlace | Atando cabos V
Créditos de foto | Totoro!

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +