Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Choque cultural a la inversa

Los profesores de español hablamos mucho del choque cultural sin embargo, con frecuencia se nos olvida de comentar a los estudiantes que, cuando vuelvan a su país, sufrirán un choque cultural tan grande (o más) como el que tuvieron al llegar a España. La persona que vino a estudiar español era una pero ahora, la que vuelve a su país, es otra bastante diferente.

Estudiantes

Hace algunos días hablaba con un familiar que ha vuelto a Madrid tras pasar una buena temporada fuera y le preguntaba yo cómo se encontraba. Me comentaba que tras haber llegado a España y haberse reunido con la familia y amigos se sorprendía de que su humor cambiara bruscamente, de que se no tuviera interés por casi nada, y los sentimientos más persistentes fueran la apatía y la tristeza tristeza. Los que nos movemos en un ambiente internacional sabemos lo que se sufre con este tipo de choques.

Hoy, me he decidido a escribir sobre el choque cultural a la inversa mientras leía el Blog de Ikusuki (uno de mis blogs indispensables de mi Google Reader). El autor de este blog (un vasco que lleva varios años trabajando en Japón) regresó a Bilbao estas navidades para pasar una temporada con la familia. Él expresa perfectamente lo que siente una persona con choque cultural a la inversa:

Cuando uno está viviendo fuera, en otro país, durante una temporada, es fácil acostumbrarse y olvidarse de cómo se vivía antes. Y quizás por esto me sentí fuera de lugar en el pueblo donde nací, […] Esto iba pensando en el avión de vuelta a Tokyo, tratando de buscar la razón por la que durante 13 días sentí que invadía una rutina que no era la mía, que mis vivencias en Japón se quedaban sólo para mí mientras los que allí seguían, lógicamente, se preocupaban de sus propios asuntos.

En efecto, el sentimiento de euforia inicial por el reencuentro con los seres queridos, con la ciudad que nos vio crecer, la pena que se siente por los amigos que quedaron atrás, por nuestra casa en el país de acogida, por la rutina que dejamos atrás nos lleva a que tengamos todos esos sentimientos producto del choque cultural a la inversa y será mucho más fuerte cuanto más adaptado se estéuviese a la nueva cultura y cuanto más diferente fuese ésta de la propia. Laura Vázquez Tavares señala éstos como los sentimientos más frecuentes entre los viajeros que vuelven a su lugar de origen:

  1. Se sienten como un extranjero en su propio país: Sienten que no encajan en el ambiente del que proceden. El alumno ha de aprender de nuevo las normas y costumbres sociales de su país.
  2. Cambios en el estado de ánimo: La difícil adaptación a la rutina que tenían en su país, el sentirse poco escuchados por sus padres o amigos. Su familia y amigos en ocasiones no comparten sus experiencias extranjeras y además echa de menos a sus nuevos amigos.
  3. Sienten que ellos han cambiado mientras que creen que los demás están igual: Su experiencia en el extranjero ha cambiado su manera de ver las cosas. Quizás ya no piensan como los otros, ya no les interesan los mismos temas de antes. Sienten que los demás fingen que nunca se han ido.
  4. Se vuelven más críticos con la propia cultura y sociedad: Las nuevas ideas adquiridas entran en conflicto con las ideas del país.
  5. Nostalgia y frustración: Echan de menos su experiencia en el extranjero, tienen miedo de que todo se quede como un recuerdo del pasado y desaparezca. Se tiende a idealizar el país visitado una vez en casa. Esta nostalgia puede hacer tener un sentimiento de frustración y que el estudiante se aísle de su entorno.

Para mitigar los efectos del choque hay varias estrategias que pueden seguirse: Ser pacientes, seguir estudiando el idioma de la cultura 2, quedarse con los aspectos más positivos de las dos culturas, valorar la riqueza cultural adquirida, aceptar la frustración inicial como un elemento más del proceso de aprendizaje de la vida, mantener contacto con ambientes multiculturales y paciencia… Ya nunca se volverá a ser la misma persona que salió de nuestro país, ahora vuelve otra mucho más rica y sabia.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +