Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Un sobre japonés

A menudo, mis estudiantes me regalan cosillas típicas de sus países. Me encanta esto porque, poco a poco,  voy conociendo de sus culturas al tiempo que me hago una variopinta colección de recuerdos que algún día, digo yo, tendré que exponer en este blog.

Hace un tiempo, uno de mis estudiantes japoneses, un alumno llamado Shogo, me regaló un paquete misterioso. Al terminar la clase, se acercó a mí, extendió la mano y con ojos cerrados y amplia sonrisa me dio esto:

Sobre japonés

‘Gracias’, dije. ‘Se parece a una de esas golosinas que comíamos los niños de los ochenta’ pensé mientras lo miraba con interés. Con estas comidas preparadas japonesas hay que tener mucho cuidado porque, a veces resultan bastante raras para un español como, por ejemplo, las inmisericordes ciruelas en salmuera, ciruelas de las que ya he hablado anteriormente y a las que algún día les dedicaré una entrada en este blog.

Al llegar a casa abrí el paquete rogando que hubiese por algún lado unas instrucciones o un listado de ingredientes en inglés, pero no, todo estaba en japonés. Dentro había dos sobres como éste:

Sobre japonés

Lo único que se reconoce es el numero 150 (que serán los mililitros de algo que hay que echarle, no supe si de leche o de agua). Intrigado abrí el sobre y esto fue lo que vi:

Contenido del sobre que me dio Shogo

¡¡¡Madre!!! ‘Esto huele muchísimo a pescado’ me vi diciendo. Unos trocitos de alga con unos palitos raros, todo acompañado de unas miguitas de algo que no tenía idea alguna de lo que podía ser. Volví a mirar el sobre para ver si conseguía averiguar algo más pero claro… No no saqué nada en claro, pero nada de nada.

Opté por calentar el agua y echársela. Al hacerlo el olor a pescado se acentuó. Olía bastante fuerte y muy muy raro. Vino mi mujer y puso una cara de asombro como pocas veces he visto. Yo estaba totalmente decidido a probar aquella sopa que había viajado miles de kilómetros en la maleta de Shogo. Yo pruebo todo, luego me gusta o no me gusta, repito o no… pero probarlo, lo pruebo :D

Cogí una cuchara, la metí en la sopa, cerré los ojos, y… tachán, la verdad es que estaba muy bueno. Sabe mucho mejor de lo que huele. Tiene este aspecto, o al menos, es el que me quedó a mí. Como Shogo ha vuelto a Japón no sé si es el aspecto que debe tener esta sopa de ¿¿??

Sopa japonesa

Agradezco a mi estudiante haberme regalado esta sopita que tanto entona el cuerpo en estos días de invierno… o eso pensaba yo, porque luego me he enterado que esto sirve para recalentar el arroz que te sobró del día anterior y comerlo con un poco de aderezo :D

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +