Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Gramáticas de ELE

La reciente aparición de dos colecciones de libros de gramática para la enseñanza de español como lengua extranjera me ha llevado a leerlas y compararlas con detenimiento antes de usarlas y recomendarlas a mis alumnos. Para escribir esta entrada del blog he escogido los respectivos libros de nivel B2 de cada una de las series.

Gramática B2. Concha Moreno, C. Hernández y C. Miki Kondo Aprende gramática y vocabulario. Francisca Castro Viúdez. Me han gustado mucho y son verdaderamente útiles tanto para profesores como para estudiantes. Los dos manuales ayudarán mucho al profesor a resolver las posibles dudas que le planteen los alumnos. Ambos cuentan con numerosos ejemplos ejercicios para practicar y poner en juego las reglas gramaticales aprendidas y, en ambos casos, el estudiante puede desempeñar una labor de autocorrección puesto que los dos cuentan con el imprescindible solucionario. Hemos de sentirnos felices de poder contar con estos materiales para poder preparar las clases. Los ejercicios gramaticales que acompañan a ambos manuales me han gustado bastante, por regla general, con algunas frases muy clarificadoras en algunos casos y otras que llevan al estudiante dudas que no tienen fácil explicación si no tiene un profesor a mano que se las explique puesto que interfieren con otros aspectos de la gramática que no vienen explicados en la unidad didáctica donde se encuentran (algo inevitable, de todos modos, en ejercicios de rellenar huecos). Sin embargo, si tuviese que recomendar uno de los dos a un estudiante que quiera practicar por su cuenta me decanto por el manual de Anaya. Lo principal es que las explicaciones de las fórmulas, modelos y normas gramaticales son bastante más claras en el manual de Concha Moreno. También me gustan más las llamadas de atención acerca de errores frecuentes ya que son muy ejemplificadoras y relevantes y, además, tiene unos ejercicios muy útiles bajo el epígrafe ‘Mis conclusiones’ que ayudan al refuerzo y la comprensión de lo visto en cada unidad. Por último, aunque la maquetación es buena en ambos casos, la de SGEL se me antoja algo anticuada y los ejemplos tienen unas cursivas muy acentuadas y angulosas que pueden dificultar la lectura a algunos estudiantes orientales. En definitiva, ambas propuestas son muy buenas e igualmente válidas desde el punto de vista del profesor y me quedo con la de Anaya si tuviese que recomendar uno de los dos para los estudiantes.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +