Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Golosinas suecas

Tras unas pequeñas vacaciones en su país, hoy ha vuelto a la escuela una alumna sueca que está en el nivel B2. Vive en España desde hace seis meses y está de au pair en una familia con dos niños. Le pedí que me trajese alguna chuchería típica de su país y me ha traído dos cosillas que están bastante buenas :)

La primera son unas gominolas con forma de coche (los suecos dicen que éste es el coche más vendido en Suecia) hechas con gelatina de cerdo. Sí, suena muy raro pero están bastante buenas, tienen un sabor difícil de definir y en algunos casos tienen un ligero regusto picante. Aunque son muy populares en Suecia, ella no come estas gominolas porque es vegetariana. Si algún lector o lectora quiere probarlos, puede acercarse a cualquier Ikea que, por lo visto, también los venden allí.

La segunda chuchería es un pirulí. Aunque por sus colores, podríamos creer que sabe a fresa, lo cierto es que no, sabe a caramelo de menta. Con respecto al sabor de la parte roja no logro distinguirlo porque la menta lo invade todo en este pirulí, parece que no sepa a nada y que esté ahí para relajar el sabor menta. Está bastante bueno pero cansa después de un rato :P

Yo, de las cosillas que me traen los estudiantes para comer, lo pruebo todo, pero todo (por raro que sea)… Recuerdo ahora unas ciruelas en salmuera que me trajo un japonés que… ¡madre mía! Algún día contaré ésta y otras historias de índole culinario que no tienen desperdicio alguno :D

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +