Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Enseñanza online

Estos días estoy investigando sobre los diferentes CMS (Content Management System) de gestión de programas e-learning. Aún no tengo claro cuál es el mejor pero, tras comentar el tema con varios profesores de universidades de Estados Unidos, parece que BlackBoard está en una ventajosa posición con respecto a los demás. Es la plataforma más usada, la más sólida y es el CMS ideal para centralizar las comunicaciones entre profesores, estudiantes y la administración del centro.

Con todo, aunque muchos CMS están diseñados con el objetivo de convertirse en completas escuelas virtuales, es evidente que la enseñanza a través de internet sigue siendo muy fría con los medios actuales y el porcentaje de abandono es altísimo. Dejando de lado las posturas sentimentalistas, la enseñanza a distancia a través de internet debe superar el principal escollo de no poder crear adaptaciones curriculares atendiendo a la diversidad y a las necesidades de los alumnos. Esto es muy notable en los cursos de informática donde el alumno se tira los tres primeros días con la descripción de los menús y cómo abrir, guardar y cerrar un archivo con el programa que se está aprendiendo a manejar cuando -probablemente- el sistema utilizado para la enseñanza es más complicado y menos intuitivo.

En la enseñanza de lenguas, lo primero que aprende todo profesor es que ningún alumno tiene las mismas necesidades ni la misma facilidad para avanzar en su competencia lingüística. Por eso, aquellos cursos online en los que la progresión del aprendizaje es fija e inmutable se tornan aburridos y mecánicos. Estoy convencido, no obstante, que en la próxima década habrá importantes avances que revolucionarán la enseñanza a través de internet. Mientras tanto habremos de conformarnos con los tímidos avances que ha ofrecido la enseñanza online a través de plataformas virtuales. Una de las más usadas hasta hace bien poco fue Second Life, sin embargo, ésta ha sufrido la mayor estampida de usuarios y empresas de toda la historia de internet y, actualmente, está casi vacía. Los usuarios se han marchado a las webs sociales tales como Facebook, Tuenti o Mixi. (en el caso de los japoneses). De todos modos, habrá que ver cómo evoluciona Lively y cómo se integra con los CMS actuales para ofrecer una enseñanza a través de internet que no sea tan rígida como la que existe actualmente.

No querría centrar la entrada sin hacer una mención a otros CMS que se están usando actualmente en los centros educativos de todo el mundo y sobre los que hablaré en próximas entradas: en primer lugar tres CMS de código abierto Moodle, Dokeos, y Proyecto Sakai y, para terminar, uno de software privativo Desire2learn.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +