Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Cómo hacer un podcast

Leo con atención en la blogosfera (aquí, aquí y aquí) el entusiasmo que hay en torno al podcasting. Los profesionales de la enseñanza de ELE hemos descubierto en los podcasts una herramienta fabulosa para conseguir que nuestros alumnos mejoren su competencia lingüística escuchándolos en sus mp3 mientras -por ejemplo- vienen al centro. También son muy utiles en el aula ya que permiten trabajar la cultura española desde una perspectiva mucho más cercana.

Herramientas para hacer podcasts, hay muchas; de todas ellas, sólo algunas sobresalen sobre el resto y se tornan verdaderamente útiles. He pasado mucho tiempo haciendo y produciendo podcasts y he hecho infinitas pruebas con resultados muy dispares.

Sin duda, para hacer un podcast mínimamente interesante de unos 15 ó 20 minutos, necesitamos -por lo menos- tres personas hablando aunque, lo ideal, serían cinco. Tradicionalmente siempre se ha recurrido (ya que es normal que los que intervienen en el programa no estén en el mismo sitio) a Skype+Pamela y postproduciendo con Audacity+MP3Gain (que además son, ambas, aplicaciones de código abierto). Skype es un muy buen programa, pero sirve para lo que sirve, es un tragón en lo que a recursos del sistema se refiere y se queda corto, muy corto en cuanto nos ponemos a hacer una multiconferencia con más de cuatro personas: parones, niveles de audio completamente dispares, interferencias… Intentar conseguir un archivo de sonido que no nos obligue a trabajar durante horas con Audacity es una tarea -cuanto menos- desesperante. O hacemos un programa sin ritmo, que vaya con muletas (es decir, que los turnos de palabra sean muy rígidos o sólo haya dos personas hablando al mismo tiempo) o quedamos todos en una habitación y grabamos el podcast de forma presencial.

Lamentablemente, esto no siempre es posible. Para ello, hay que encontrar una herramienta válida. Lo que buscamos se llama TeamSpeak. Este programa fue desarrollado para ser usado mientras se jugaba a potentes videojuegos en red por lo que debía consumir muy poco ancho de banda y ser muy ligero (todo lo contrario que Skype) si quería conseguir que grupos de 15 a 20 personas pudieran comunicarse con éxito en tiempo real sin ralentizar un programa que tragaba casi todos los recursos de la máquina.

El programa es muy rápido, no consume apenas recursos, la calidad de audio es fabulosa, no hay retardos ni interferencias, además, es gratuito y… lo mejor, es que ya tiene incorporado un botón para grabar el podcast sin tener que comprar el Pamela.

El único inconveniente es que hay que tenerlo instalado en un servidor o alojamiento web que lo permita, pero si nuestro objetivo es hacer podcasts de calidad y las personas que van a participar viven lejos o no pueden verse a menudo, ésta es -sin duda alguna- la herramienta ideal.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +