Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Castellano sin esfuerzo

El la vida de todo profesor, siempre hay momentos en los que a uno se le ‘caen los palos del sombrajo’ como se suele decir en mi tierra.

En mi quehacer diario, el contacto con otras culturas, otros materiales didácticos y las diferentes formas de entender la enseñanza y, por ende, la vida, hacen que tus miras se ensanchen y valores el rico ambiente intercultural en el que te mueves. A lo largo de mi vida profesional he impartido clases a decenas de nacionalidades pero quizá, una de las nacionalidades más interesantes sea la japonesa.

En cierta ocasión estaba dando clases individuales a un estudiante de Tokio. Ella traía de Japón un librito con frases y vocabulario ‘de superviviencia’. El manual está bastante bien y ya hubiese querido yo uno así cuando fui a estudiar a Nueva York. Mientras ella escribía una pequeña composición yo cogí el libro y me puse a hojearlo con curiosidad. Los dibujos son muy clarificadores, me dije…

Además de palabras ordenadas por campos semánticos, tenemos frases que frecuentemente podemos usar con ese vocabulario. Efectivamente, el libro está muy bien pensado y su utilidad es indudable para todo aquel estudiante japonés que quiera pasar sus primeras semanas en nuestro país sin que su nivel de español le suma en la más absoluta soledad por no poder comunicarse.

Sin embargo, después de haber pasado algunas páginas, me encontré con lo que sigue… y, de verdad, que no concibo cómo pueden estar semejantes expresiones en un libro educativo. Me pregunto qué oscuros pensamientos y deseos de venganza tenía el autor del libro para con la editorial.

Sólo he visto este manual una vez en mi vida, jamás he vuelto a tenerlo en las manos pero puedo asegurar que no me dejó indiferente. Recientemente hemos remitido una nota a nuestro centro de Tokio para que se pusiese en contacto con la editorial y le comunicara lo inapropiado de semejante registro idiomático.

Nota: Muchas gracias a Ikusuki por haberme facilitado las fotografías del libro ya que, en aquella ocasión, no pude fotografiarlo.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +